Y Trump Abandonó Por un Momento su Práctica de Golf. Por el Más Infantil de los Motivos

El presidente Trump finalmente abordó el tema del próximo libro -que se espera sea muy revelador- de su ex colega de El Aprendiz y ex miembro de la Casa Blanca, Omarosa Manigault, y las controvertidas acusaciones que en el mismo se hacen.

Ayer, cuando un periodista le preguntó si se sentía “traicionado“, Trump respondió con la “gracia y tacto” que se ha convertido en una característica definitoria de él como líder y de su presidencia en general.

“Según informes del grupo de Prensa: “El Presidente respondió a una pregunta del grupo, que se trataba de Omarosa Manigault-Newman y su nuevo libro.

“Una perdida”, dijo Trump. “Ella es una mujer de la mala vida”.

.

.

Si realmente Omarosa fuera lo que él ahora dice, cabría preguntarse cómo fué que llegó a ser su confidente y su asesora muy cercana en la Casa Blanca… ¡Ah, espérame, ya sabes la respuesta! Pues porque Trump es él mismo un perdido, un tipo de la mala vida. Y se rodea de iguales.

A principios de esta semana, los medios de comunicación que recibieron copias anticipadas de su libro, revelaron que Omarosa alegaba que el presidente a menudo usaba calumnias raciales detrás de escena en su programa de TV de realidad El Aprendiz, que una vez lo había vistocomiendo papel” en su escritorio en la Oficina Oval, que ella había grabado secretamente al presidente diciendo cosas vergonzosas en la Casa Blanca y que ella se cuestionaba la estabilidad mental de Trump.

Todo lo cual hizo que Trump tuviera un par de días muy embarazosos, mientras sigue lidiando con el juicio de su ex gerente de campaña y alimentando su pelea contra la Liga Nacional de Fútbol.

Es bastante revelador que esta haya sido la única pregunta a la que decidió responder, indicando -en su perpetuo infantilismo- que le está molestando profundamente que su confidente una vez tan cercana le haya dado la espalda, y si conocemos bien a Trump, lo cual lamentablemente es así habiendo llegado a este punto, su decisión de abordar las acusaciones es una indicación bastante fuerte de que son verdaderas y precisas.