Un Presidente Que Use el “Sendero de las Lagrimas” Como Burla, no Merece Siquiera el Beneficio de la Duda

Ayer, el presidente Trump provocó indignación cuando hizo lo que obviamente pretendía ser una broma sobre la reubicación forzada genocida de nativos americanos, conocida como el “Sendero de las Lágrimas” que siguió a la aprobación de la Ley de Remoción de los Indios por parte del ídolo de Trump, el asesino racista Pres. Andrew Jackson.

.

¡Que nuestras VOCES lleguen más lejos que nunca! Por favor, haz CLIC AQUÍ y únete al Grupo “Todos Contra Trump“. Por separado, con esfuerzos dispersos ellos pueden salirse con la suya, pero estando UNIDOS podemos vencerlos.

.

Sus terribles comentarios se produjeron como parte de un tweet de ataque contra la senadora Elizabeth Warren (D-MASS), quien anunció oficialmente su candidatura a la presidencia en el 2020 esa misma tarde.

La progresiva plataforma de política de Warren de confrontar directamente a las elites ricas y hacer que la clase multimillonaria pague su parte justa representa una amenaza existencial para Trump y sus partidarios, y Trump ha optado por la política de minar su identidad como la manera de derribarla.

Él se burla obsesivamente de ella por su decisión imprudente de hacerse una prueba de ADN para “probar” su pequeña herencia de nativos americanos e intenta pintarla como “racista” por poner demasiada atención en una narrativa familiar demasiado exagerada, y a medida que el presidente se torna más y más inseguro, más atroz se han vuelto sus ataques.

Donald J. Trump: “Hoy, Elizabeth Warren, a veces referida por mí como Pocahontas, se unió a la carrera por la presidencia. ¿Se postulará como nuestra primera candidata presidencial de nativos americanos, o ha decidido que después de 32 años, esto no está funcionando tan bien? ¿Ya te veo en la campaña del SENDERO, Liz?”.
.

.

El Sendero de las Lágrimas provocó la muerte de entre dos y ocho mil nativos americanos inocentes, mientras que los codiciosos racistas blancos los expulsaron de su hogar ancestral a punta de pistola y los llevaron a miles de kilómetros al oeste.

Mientras sus defensores lloran, se lamentan y se quejan de que lo sacaron de contexto, Trump ha pasado décadas embadurnando a los nativos americanos con un racismo repugnante y hace solo un mes invocó las masacres genocidas de nativos americanos en Little Bighorn y Wounded Knee por soldados estadounidenses como una manera para atacar a Elizabeth Warren.

Ruth Hopkins, periodista de Dakota y Lakota Sioux, se lanzó a Twitter y acusó a los defensores del presidente y a los facilitadores de los medios de comunicación por darle el beneficio de la duda cuando claramente no lo merece y, obviamente, solo está lanzando veladas flechas racistas. para que sus supremacistas blancos griten y se alborotene.

Ruth H. Hopkins: “Es una vergüenza. No tiene un ápice decencia. Ni siquiera tiene el sentido o la conciencia para editar lo que sale de su boca”.
.

.

Ruth H. Hopkins: “Por favor, dejen de decir que no sabe de qué está hablando. Se burló de los que fueron masacrados en Wounded Knee y ahora está atacando a los muertos en el Sendero de las Lágrimas. Su racismo contra los nativos es informado y tiene un propósito”.

Donald J. Trump: “Hoy, Elizabeth Warren, a veces referida por mí como Pocahontas, se unió a la carrera por la presidencia. ¿Se postulará como nuestra primera candidata presidencial de nativos americanos, o ha decidido que después de 32 años, esto no está funcionando tan bien? ¿Ya te veo en la campaña del SENDERO, Liz? “
.

.

Cualquiera que le dé a Donald Trump el beneficio de la duda en este momento o pretenda que no sabe lo que está haciendo está simplemente blanqueando su obvio racismo.

.

¡Que nuestras VOCES lleguen más lejos que nunca! Por favor, haz CLIC AQUÍ y únete al Grupo “Todos Contra Trump“. Por separado, con esfuerzos dispersos ellos pueden salirse con la suya, pero estando UNIDOS podemos vencerlos.

.

La masacre de miles de inocentes no es más que un golpe de gracia para él en su incesante campaña para acosar a una senadora de los Estados Unidos y a cualquier otro de los medios de comunicación tradicionales que lo tratan como un saco de basura que merece perder su trabajo en el acto.