Trump Trató de Tergiversar lo Que Había Dicho de Haití y Puso las Cosas Aún Peor

El Presidente de los Estados Unidos tomó esta mañana Twitter para lanzar una negación rápida y obviamente falsa de los informes de que él se había referido a Haití y otras naciones africanas como países “de mierda”.

“Nunca dije nada despectivo sobre los haitianos aparte de que Haití es, obviamente, un país muy pobre y problemático. Nunca dije “sácalos”. Eso es un invento de los Demócratas. Tengo una relación maravillosa con los haitianos. Probablemente debería grabar las reuniones futuras. Desafortunadamente, ¡no hay confianza!”

.

.

De una manera típicamente trumpiana, se las arregló para derramar sal en la herida burlándose de Haití por ser un país muy “pobre” y “problemático“, un país que es “pobre y problemático” en gran parte gracias al apoyo estadounidense al tiránico régimen de Duvalier, que mató entre 40,000 a 60,000 haitianos.

Desde que declaró la independencia en 1804, Haití se ha enfrentado a un bombardeo constante de intervenciones de las naciones coloniales, incluido Estados Unidos, y sometido al gobierno de docenas de dictadores brutales, apoyados por las potencias occidentales, que llevaron a la nación a endeudarse y a caer en las garras del Fondo Monetario Internacional. Una gran cantidad de desastres naturales han jugado su papel en la inestabilidad de Haití, pero la huella dactilar sucia del imperialismo estadounidense está en todo este país “pobre y problemático”.

El comentario de “sacarlos” se refiere a los informes de NBC News, que alega que el presidente quería señalar a los haitianos para la deportación.

“Nuevos informes de Kasie y Frank Thorp: cuando Trump dijo: “¿Por qué necesitamos más haitianos, sáquenlos?”, Alguien en la sala respondió: “Porque si lo hace, será obvio por qué”.

.

.

Para colmo, Trump se adentró aún más en el territorio nixoniano y reflexionó sobre “grabar reuniones” en la Casa Blanca, una amenaza que conllevaría mucho más peso si no hubiera mentido antes sobre la grabación de su reunión con el despedido director del FBI, James Comey. No es de extrañar que no haya confianza.

Ni que decir tiene que esta es la peor manera en que podría haber intentado defenderse, ya que su respuesta no hace nada para refutar las acusaciones de racismo que se han lanzado contra el Presidente.

Su preferencia declarada por los inmigrantes de países como Noruega deja en claro que el tema en cuestión es de raza, y es más que despreciable que el presidente de los Estados Unidos hable tan cruelmente de las naciones donde millones de personas viven y prosperan.

No es coincidencia que solo use este lenguaje, muy expresado en términos de “limpieza“, para hablar de naciones negras mayoritarias. A fin de cuentas, él está revelando sus inclinaciones hacia la supremacía blanca para que todo el mundo las vea.

Luis Carmenate

Linguista, escritor y colaborador de varios sitios webs y blogs de actualidad.