trump y hitler

Trump Reveló en su Discurso ante el Congreso Propuesta Sacada de un Libro de Hitler

El pasado martes por la noche, durante su intervención ante el Congreso, el presidente Donald Trump anunció lo que podría ser  una de sus políticas más terribles hasta el momento.

Aunque inicialmente lo había plasmado en una orden ejecutiva firmada el 25 de enero, Trump entró en lujo de detalles al afirmar:

He ordenado al Departamento de Seguridad Nacional que debe crear una oficina para atender a las víctimas estadounidenses. La oficina se llama VOZ, (que en inglés se traduce como VOICE) cuyas siglas concuerdan con “Víctimas de Crímenes Cometidos por Inmigrantes“. Estamos proporcionando una voz a todos los que han sido ignorados por nuestros medios de comunicación, y silenciados por intereses especiales.

El anuncio fué recibido por sonoros gritos de protesta por parte de los demócratas. Si todo el país hubiese tenido delante un micrófono, posiblemente hubiésemos escuchado reacciones similares a lo largo y ancho de toda la nación.

Hay algunas razones por las cuales esta política es gravemente problemática. En primer lugar, es extremadamente divisiva y xenófoba obviamente. Los delitos son cometidos por personas de todos los ámbitos de la vida, pero al centrarse únicamente en los delitos cometidos por inmigrantes, logra transmitir la falsa impresión de que los inmigrantes son más propensos a cometer delitos que el resto de las personas.

Si Trump emitiese un listado semanal de los crímenes cometidos por las personas mientras que visten de color naranja, indudablemente que influenciaría la opinión pública en contra de las personas que vistan de ese color. Todo lo que Trump está haciendo es tratar de fomentar el odio hacia los inmigrantes para lograr que su prohibición musulmana sea más agradable al paladar.

En realidad, los inmigrantes son mucho, mucho menos propensos a cometer crímenes. Según la oficina de Censo y Estadísticas, entre todos los tipos de delitos, “las tasas de encarcelamiento de los naturales del país son de dos a cinco veces mayores que las de los inmigrantes.

La segunda razón por lo que esta política de Trump deja un mal sabor en la boca de muchos es porque no es la primera vez que este tipo de política ha sido utilizada en la historia. La última vez que fuera promulgada tuvo lugar en la Alemania nazi en 1943, y se encargaba de documentar delitos donde los supuestos perpetradores eran judíos. El libro de Richard WeikartLa Ética de Hitler: La Persecución Nazi del Progreso Evolutivo” muestra una de esas listas antisemitas publicadas en periódicos alemanes.

.

.

Weikart explica:

En 1943, una directiva nazi dirigida a la prensa alemana estableció que, “los Judíos son delincuentes por predisposición. Los Judios no son una nación como otras, sino que son portadores de una criminalidad hereditaria”.

La inequívoca comparación entre Trump y Hitler no es un argumento novedoso. Durante la campaña electoral, este fué uno de los aspectos en que más duramente se criticó al entonces candidato republicano. Fué algo que se utilizó de una forma tan excesiva, que se convirtió en motivo de burla para los conservadores.

Ahora los que intentaban demostrar la similitud de cualidades con el dictador alemán han sido reinvindicados, pues Trump, literalmente, acaba de copiar una de las políticas de Hitler. Esto es especialmente incómodo en un momento en que Trump ha sido objeto de constantes críticas por no condenar adecuadamente la reciente ola de actos antisemitas de vandalismo y las amenazas de bombas a través de los Estados Unidos.

El primer discurso de Trump ante el Congreso fué un desastre. No sólo anunció una versión modernizada de una vieja política nazi, sino que se atrevió a utilizar la muerte de un SEAL de la Marina para generar aplausos, y luego se jactó de ello.

Igualmente, anunció el fin del Obamacare, y la sustitución del seguro de salud por una “mayor facilidad de acceso“, como si ser capaz de llegar hasta un hospital fuese a ayudarle a usted a pagar la factura. Los límites que este hombre está dispuesto a traspasar con tal de lucir bien ante sus más retrógrados seguidores son verdaderamente repugnantes.