Trump Irrespetó a las Mujeres del Mundo, Pero lo Que Nosotros no Podemos Expresar, lo Hicieron Ellas con sus Miradas

Una vez más, el presidente Trump deshonró a nuestra nación en el escenario internacional. Esta vez, no se pudo molestar en llegar a tiempo a un desayuno/debate sobre la igualdad de género en la cumbre del G7, faltándole el respeto tanto a los dignatarios de los aliados más cercanos de nuestra nación, como a los millones de mujeres a las que se supone deben empoderar.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, acababa de terminar su discurso de apertura y le había pasado el micrófono a su copresidente, que estaba en medio de su discurso cuando la Bestia infame entró bruscamente como un estudiante universitario resuelto que llega con diecisiete minutos de retraso y tímidamente se sienta con el resto de la clase.

“Al comienzo del desayuno de trabajo sobre el empoderamiento de las mujeres, Justin Trudeau comienza reconociendo que los líderes están limitados de tiempo, y los “rezagados” se irán incorporando. Donald Trump llegó 17 minutos tarde a la reunión”.

.

.

“Donald Trump llega tarde al desayuno de trabajo sobre el empoderamiento de las mujeres. Parece ser un momento bastante vergonzoso ya que otros líderes se quejan / jadean cuando llega a mitad de los comentarios. También significa que los líderes decidieron comenzar sin él. Entonces eso también cuenta”.

.

.

Aunque a Trump le gusta alardear de cuántas mujeres contrató para su administración, la representación no es lo mismo que el progreso, ya que esas mismas mujeres han ayudado a encabezar políticas atroces que despojan a las mujeres de sus derechos y dificultan aún más sus ya difíciles vidas.

Solo hay que mirar a la jefa de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, bajo cuya autoridad la agencia de Inmigración y Aduanas está arrancando niños de sus madres, y a la Secretaria de Educación, Betsy DeVos, que revocó las reglas del presidente Obama para investigar asaltos sexuales en universidades, para saber que el solo hecho de contratar mujeres no significa que no tengan sus propias agendas diabólicas.

Para empeorar las cosas, la administración Trump ha intentado despojar de sus fondos a ese proveedor de servicios de salud tan apreciado por las mujeres, Planned Parenthood y ha limitado los fondos para servicios de planificación familiar en todo el mundo solo por ir en contra de los abortos, privando así a las mujeres de su derecho a elegir y obligándolas a someterse a procedimientos mortales, que a menudo salen mal.

Para él llegar tarde así no solo es una ofensa vergonzosa para el mundo, sino también una bofetada para las mujeres de todo el mundo, lo que hace obvio que uno de los hombres más poderosos del mundo es un depredador sexual acusado docenas de veces, a quien le importa muy poco o nada empoderar a las mujeres, borrar la brecha salarial y buscar la igualdad de género.

Alberto Pereira

Escritor. Autor. Especialista en Politología.