Trump Citó Una Nueva Encuesta, Pero los Números Que no Mencionó Son los Importantes

Donald Trump, a pesar de todos sus esfuerzos por socavar y borrar el legado del presidente Obama, aún se beneficia enormemente de los éxitos de su predecesor. Obama logró sacar a la economía estadounidense de la espiral de muerte de los años de Bush y puso a la nación en un camino hacia una recuperación fuerte y vibrante.

Luego, Trump tomó posesión de su cargo y se atribuyó la recuperación de la economía, a pesar de que no aprobó ninguna legislación significativa más allá de su impuesto regresivo, que todavía no ha entrado en vigencia y que finalmente perjudicará a la economía al otorgar exenciones impositivas masivas e innecesarias a los súper ricos y ensillar a la clase media con alzas de impuestos.

Por supuesto, vale la pena señalar que el presidente por sí solo no es responsable de toda la economía, pero las políticas que impulsa la configuran a grandes rasgos. El presidente Obama hizo movimientos inteligentes para guiarnos fuera de la depresión económica. El presidente Trump ha optado por aplicar políticas que podrían crear cráteres a la economía a largo plazo y reducir aún más la clase media. El problema es que algunos de sus errores no tendrán efecto durante unos años, por lo que, para entonces, podrá negar la responsabilidad.

Ayer, Trump tuiteó acerca de una encuesta Quinnipiac publicada recientemente, que establece que el 66% de los estadounidenses cree que la economía está en “excelente o buena” forma. Agregó que era el número más alto jamás registrado por esa encuesta. Lo que Trump convenientemente omitió mencionar fue que el 49% de los encuestados atribuye la economía al presidente Obama, mientras que solo el 40% lo atribuye a Trump.

“En la nueva encuesta de Quinnipiac, el 66% de las personas siente que la economía es “excelente o buena”. Ese es el número más alto registrado en esta encuesta”.

.

.

La encuesta fue menos que halagadora con Trump en otras áreas, particularmente cuando se trataba de evaluar su primer año desastroso. La mayoría de los estadounidenses no piensan demasiado bien de su presidente.

“Calificando el primer año del presidente Trump en el cargo, el 39 por ciento de los votantes le da una ‘F’, mientras que el 17 por ciento le da una ‘D.’ Trump obtiene una ‘A’ del 16 por ciento de los votantes, una ‘B’ de otro 16 por ciento y una ‘C’ del 11 por ciento de los votantes “, informa la encuesta de Quinnipiac.

En una parte abierta de la encuesta en la que los votantes podrían usar una palabra para describir el primer año de Trump, las dos respuestas principales fueron “desastre” y “caótico“.

En otras palabras, la gran mayoría de los estadounidenses encuestados cree que Trump es un fracaso abyecto como presidente. La evidencia parece estar de su parte. Además de la susodicha abominación de un proyecto de ley tributaria, Trump también derrapó el TPP ayudando así a China a apoderarse de la hegemonía económica en el Pacífico, sacó a los Estados Unidos del Acuerdo de París y no tomó medidas efectivas para frenar el cambio climático, y muy “efectivamente” erosionó su popia reputación y reputación del país en el escenario nacional.