Trump Asombra a la Nación Con Nuevos y Muy Politizados Perdones a Delincuentes Connotados

El presidente Trump continuó su juerga de indultos políticamente cargados esta mañana con la impactante decisión de perdonar a Dwight y Steven Hammond, un duo de padre e hijo rancheros que fueron enviados a prisión en el 2012 por matar de forma ilegal ciervos en propiedad federal y luego deliberadamente iniciar un enorme fuego en el bosque para cubrir sus huellas.

Su castigo por parte de la administración Obama por sus crímenes fue aprovechado por grupos corporativos anti-gobierno financiados por multimillonarios como los Hermanos Koch como un ejemplo de extralimitación tiránica y los Hammond se convirtieron en mártires, que eventualmente se usaron como justificación para la toma de control por la milicia de Bundy. del Refugio Nacional de Vida Silvestre Malheur y el posterior enfrentamiento armado que siguió.

La medida es la última en los esfuerzos del Presidente por establecer un precedente de perdón por todas las fechorías a medida que la investigación del abogado especial Mueller se acerca al presidente, a su ex abogado y a la mayoría de su personal de campaña.

También es otro obvio guiño y un codazo a los extremistas de derecha, una declaración de que la violación de la ley federal por parte de hombres cristianos blancos será ignorada y excusada, una marcada diferencia con la manera dura e inhumana en que los “crímenes” de los inmigrantes indocumentados que buscan asilo en los Estados Unidos están siendo tratados por la administración Trump y los matones de ICE y la Patrulla Fronteriza.

Otros indultos controversiales recientes incluyen el ex Sheriff Joe Arpaio del Condado de Maricopa, Arizona, quien fue acusado de desacato a la corte después de negarse a obedecer la orden de un juez para detener su política de perfil racial ilegal e inconstitucional, y Scooter Libby, ex Jefe de Gabinete dell ex vicepresidente y fugitivo criminal de guerra Dick Cheney, quien fue declarado culpable de obstrucción a la justicia y perjurio por filtrar la identidad de la agente de inteligencia de la CIA Valerie Plame.

Aunque solo el tiempo dirá cómo se desarrolla todo esto, la obvia desesperación y el pánico que se filtra desde la Casa Blanca indica que las paredes se están acercando al presidente Trump y sus compinches, y la locura apenas está comenzando.