Trump Acaba de Revelar la Parte Más Estrafalaria de su Conversación con Kim Jong-un

El polvo aún no se ha despejado de la cumbre Trump-Kim, pero hasta ahora parece que no se logró nada concreto. A menos que los detalles sobre cuándo y cómo planearán los norcoreanos desnuclearizarse emerja pronto, todo el evento resultará ser nada más que una oportunidad para que Trump se tomara  algunas fotos de relaciones públicas y juegue a la diplomacia.

Afortunadamente, ese no será el caso, y la cumbre marcará un punto de inflexión en las relaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte. Ambos países pueden beneficiarse de un mejoramiento de las relaciones, y es solo a través de una disminución de las tensiones y una apertura de las comunicaciones y el desarrollo económico que la regla de mano dura de Kim sobre su patria comenzará a aliviarse.

Dicho esto, dado que estamos hablando de Trump, uno debe estar atento a la crisis. Nuestro presidente siempre está buscando alinearse no solo con sus bolsillos sino también con los de su familia y sus asesores más cercanos. Parece no solo posible, sino también probable que una apertura de Corea del Norte a nuevos negocios vea a la Organización Trump prominentemente destacada en la parte superior de la lista.

Ahora, Trump ha revelado que discutió específicamente el desarrollo inmobiliario con Kim. Durante una aparición en la prensa (como verás en el video adjunto al tweet de abajo), el presidente dijo que trató de venderle a Kim un robusto desarrollo económico para Corea del Norte.

“Como ejemplo, tienen playas estupendas. Ves que siempre están explotando sus cañones en el océano. ¿Cierto? Entonces le dije, chico, mira esa vista. ¿No sería grandioso ver un gran condominio detrás? “, afirmó Trump.

“Y expliqué, ya sabes, en lugar de hacerlo, podrías tener los mejores hoteles del mundo allí. Piénsalo desde una perspectiva inmobiliaria. Tienes Corea del Sur, tienes a China y ellos poseen la tierra en el medio. ¿Qué tan malo es eso verdad? No, es genial “, continuó.

Lo de los “mejores hoteles del mundo” es especialmente desagradable, dado que es el tipo de lenguaje superlativo que suele reservar para sus propios hoteles y campos de golf. Si bien debería volver a afirmarse que el desarrollo del turismo es casi indiscutiblemente un bien neto para Corea del Norte y podría ayudar a muchos de sus ciudadanos a salir de la pobreza, no debe descartarse que Trump haya intentado convencer a Kim de que una buena idea podría terminar llevando el llamativo logotipo de Trump en el frente.

Trump podría haber elegido centrarse en cualquiera de un millón de tipos diferentes de negocios, pero se concentró en el que más conoce, que constituye la fuente de la mayor parte de su riqueza, y en la que aún trabaja su familia.

Si por algún milagro, esta cumbre conduce a una Corea del Norte desnuclearizada y a un renacimiento económico, los estadounidenses deben vigilar a su presidente. No se le puede permitir abusar de su poder para enriquecerse aún más o coaccionar a los norcoreanos para que concedan a la Organización Trump acuerdos de amor.

.

.

Reynaldo Gómez Zamora

Licenciado en Ciencias Políticas. Analista e Investigador.