Trump Acaba de Atacar a Hillary en una de sus Desquiciadas Rabietas de Twitter

Seguramente ayer fué un día de los que parecen muy lentos para el Presidente de los Estados Unidos, debido a que lo inició a enorme velocidad, con un berrinche madrugador en Twitter.

Una vez se ha quedado sin excusas para justificar la creciente evidencia contra él respecto a la obstrucción de la justicia, Trump decidió traer de vuelta a su viejo chivo expiatorio: Hillary Clinton.

En el primero de sus dos tweets, Trump se queja de que lo están investigando a él, pero no a ella:

“¿Por qué los negocios de la familia de Hillary Clinton y de los Demócratas con Rusia no se investigan, pero mis no-negocios sí?”.

.

.

Por supuesto, los Clinton fueron investigados a fondo – tan a fondo, de hecho, que el ex director del FBI, James Comey, anunció en octubre que los agentes pudieron haber encontrado nuevas pruebas sobre su servidor de correo electrónico, y aunque el descubrimiento resultó ser nada, los expertos creen que eso costó a Clinton la elección.

Seguramente Trump recuerda, después de todo, que él fingió hace que estaba despidiendo a Comey, supuestamente por haberle hecho eso a Hillary.

Ahora bien, el siguiente tweet de Trump pasa de ser extraño a ser psicótico:

“La deshonesta Hillary destruyó sus teléfonos con un martillo, “lavó con cloro” sus emails e hizo que su esposo se encontrase con el Procurador General unos días antes de que ella fuese absuelta – ¿y alguien habló de obstrucción?

.

.

La primera mitad del tweet se refiere a una desacreditada conspiración derechista que afirma que Clinton destruyó evidencias, cuando en realidad ella había pasado por un protocolo apropiado para evitar que se filtrase la información clasificada.

La segunda mitad del tweet es cierta. El ex presidente Bill Clinton tuvo una discusión inapropiada con la entonces procuradora general Loretta Lynch, por lo que esta entregó el control de la investigación a Comey.

Como dijo Comey en su testimonio, una investigación completa sobre la Clinton se ha llevado a cabo y fué apropiadamente cerrada. Luego de eso, Trump pidió al director del FBI que cerrara una investigación sobre su ex asesor de seguridad nacional, Michael Flynn, despidió al director cuando este se negó, y desde entonces ha dejado salir varias versiones contradictorias de esta historia.

Así que sí, señor Presidente. Hablamos de obstrucción de la justicia, porque la evidencia indica que usted la cometió.

Alberto Pereira

Escritor. Autor. Especialista en Politología.