TIME Hizo Pública su Portada de “Persona del Año” y Resultó Ser Una Bofetada Doble a Donald Trump

Hace dos semanas, el presidente Trump tuiteó sus excusas preventivas por no haber sido nombrado, en sus palabras, el “Hombre del Año“. El uso chauvinista de Trump del término anterior a 1999 para la muy anticipada “Persona del Año” de la revista TIME tiene ahora que hacerle parecer el verdadero ganador mucho más difícil de soportar. (Ver portada abajo).

TIME tuvo que emitir un control de hechos en noviembre respecto a la habladuría de Trump de que rechazó la oferta porque no podían garantizarle el título, abofeteando al presidente en términos muy claros:

“El presidente está equivocado sobre cómo elegimos la persona del año. TIME no hace comentarios sobre nuestra elección hasta el día de la publicación, que es el 6 de diciembre.”

.

.

Aunque quizás inadvertidamente, TIME no había terminado con hacerle la vida difícil al petulante Presidentonto.

La persona del año 2017 de TIME es el movimiento #MeToo, “los que rompieron el silencio“, las mujeres (y algunos hombres también) que han arrojado una luz dura y muy necesaria sobre la cultura generalizada de acoso y asalto sexual en el lugar de trabajo. perpetrado por hombres de gran poder.

Edward Felsenthal escribe sobre la estimada portada de TIME:

Las acciones galvanizadoras de las mujeres en nuestra portada –Ashley Judd, Susan Fowler, Adama Iwu, Taylor Swift e Isabel Pascual– junto con las de cientos de otras personas, y de muchos otros hombres, han desatado uno de los cambios de mayor velocidad en nuestra cultura desde la década de 1960.

Las redes sociales actuaron como un poderoso acelerador; el hashtag #MeToo ahora se ha usado millones de veces en al menos 85 países. “Me desperté y hubo 32,000 respuestas en 24 horas”, dice la actriz Alyssa Milano, quien, después de la primera historia de Weinstein, ayudó a popularizar la frase acuñada años atrás por Tarana Burke. “Y pensé, Dios mío, ¿qué acaba de pasar? Creo que están abriendo las compuertas“. Imaginar a Rosa Parks con una cuenta de Twitter es preguntarse cuánto más rápido podrían haber progresado los derechos civiles.

Trump ha sido acusado de al menos una docena de casos de conducta sexual inapropiada e incluso de violación, presumiendo notoriamente de agresión sexual en una grabación hecha en un autobús de Access Hollywood. El artículo de TIME que explica la elección incluso incluye una mención de la actitud de Trump hacia las mujeres:

Si bien las encuestas de la campaña del 2016 revelaron las divisiones predecibles en la sociedad estadounidense, las grandes mayorías -incluidas las mujeres que apoyaron a Donald Trump- dijeron que Trump tenía poco respeto por las mujeres. “Recuerdo sentirme impotente”, dice Fowler, la ex ingeniera de Uber que denunció la cultura tóxica de la compañía, “como si ni siquiera el gobierno nos estuviera cuidando“.

El reconocimiento de aquellos que ayudaron a romper el silencio es muy merecido. En solo unos pocos meses, al abrirse y contar sus historias, esas valientes víctimas de agresión sexual comenzaron el proceso de hacer que los lugares de trabajo sean más seguros para las mujeres, cambiaron la forma en que las personas hacen negocios, derribaron gigantes y transformaron la complexión de nuestro gobierno.

Esperemos que simplemente sólo estén comenzando.

.

.

 

Montserrat Jimenez

Licenciada en Periodismo. Bloguera y Experta en Redes Sociales.