Sí, el Hombre Capaz de Decir Eso de Tan Terrible Huracán es el Que Tenemos de Presidente

En serio amigos, el titulo no es como esos títulos de periódicos baratos tratando de vender ejempleares. De hecho nosotros no vendemos nada.

Pero el caso es que no encontrarás una forma peor de advertir a la nación de un desastre inminente que la forma en que Donald Trump se dirigió a la nación el martes por la noche, antes de lo que podría ser un huracán históricamente destructivo.

Trump sonaba más como un mal vendedor de autos usados que como un líder que advertía a la nación acerca de una inminente destrucción.

Trump se dirigió a la nación desde la Oficina Oval sobre la inminente llegada del huracán Florence, actualmente una tormenta de Categoría 4 que se espera que toque tierra el jueves o el viernes de esta semana. Trump describió el huracán en los términos más ridículos imaginables. “No han visto nada como lo que nos viene en 25, 30 años, tal vez nunca”. Es tremendamente grande y tremendamente húmedo. Grandes cantidades de agua”, dijo Trump en la Oficina Oval, lo que se puede ver en el video a continuación.

.

.

Tremendamente húmedo” o “tremendamente mojado“, como también podría traducirse, suponemos que es tratando de establecer la diferencia con esos huracanes “secos” que todos hemos visto (quizás refiriendose a los que él provoca a diario con sus marranadas desde dentro y fuera de la Casa Blanca)..

En lugar de decirnos dónde tocará tierra, cuánta lluvia total podemos esperar y la magnitud de la marejada ciclónica, Trump decidió que tenía que decirnos que la tormenta sería grande y húmeda. Es como si estuviera haciendo un discurso de venta para la tormenta, en lugar de una advertencia. “Ey, compren a Florence, es tremendamente buena y tremendamente mojada“.

Más de 1.5 millones de personas ya están bajo órdenes de evacuación, principalmente en las regiones costeras de las Carolinas. El Centro Nacional de Huracanes calificó la tormenta de “extremadamente peligrosa“. Se prevé que Florence afecte principalmente a Carolina del Sur, Carolina del Norte y Virginia, y que millones de personas tengan que permanecer evacuadas por varios días.

A falta de un presidente con liderazgo, sólo nos resta desear para todas las personas que viven en esos estados, y en especial a nuestros hermanos hispanos, que se mantengan a salvo, que no haya que lamentar la pérdida de vidas humanas y que las afectaciones económicas sean las menos posibles.