lindsay graham

Un Senador Republicano Acaba de Resumir Perfectamente el Watergate de las “Escuchas” de Trump

El Senador republicano Lindsay Graham acaba de dirigirse en vivo a una audiencia compuesta por sus electores en Clemson, y lo que les dijo debería resultar escalofriante tanto para los espías rusos, como para la desmoronada administración presidencial de Estados Unidos.

La multitud literalmente se echó a reír en voz alta cuando les comentó sobre los tweets mañaneros del presidente Trump que acusaban falsamente al presidente Obama de intervenir los teléfonos no seguros de la Torre Trump durante las elecciones.

Sin embargo, la multitud prestó muy seria atención cuando el Senador Graham habló de lo que significaba para el FBI haber obtenido legalmente una orden de registro bajo la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera, y ahí fué cuando este ex abogado militar lanzó una bomba:

“Si el ex presidente de los Estados Unidos fue capaz de obtener una orden legal para supervisar la campaña de Trump por violar la ley, ese sería el mayor escándalo desde Watergate. [La multitud dice “sí”]

Así que aquí está el trato en lo que nos alistamos para hablar unos con otros,: Yo estoy muy preocupado.

Estoy muy preocupado. Me preocupa mucho que nuestro Presidente sugiera que el ex Presidente haya hecho algo ilegalmente. Yo estaría muy preocupado si de hecho, la Administración Obama fue capaz de obtener de manera legal una orden para investigar la conexión de la Campaña de Trump con gobiernos extranjeros.

Así que es mi trabajo como Senador de los Estados Unidos llegar al fondo de esto. Se los prometo.

El senador Graham tiene toda la razón. Sólo la confirmación de la existencia de una causa probable puede justificar la obtención de una orden de vigilancia de FISA, y se requieren las firmas de tres de los 11 jueces superiores que forman parte del Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera.

Sólo constatar este hecho, ya nos transporta a un escándalo de las dimensiones de Watergate.

El ex presidente republicano Richard Nixon renunció durante Watergate, poco después de que se hiciera evidente que los republicanos se unirían a los demócratas en el Congreso en una votación conjunta para acusarlo y destituirlo.

Una orden de FISA emitida legalmente significa que tres jueces independientes estuvieron de acuerdo con que profesionales del más alto nivel de la contrainteligencia de Estados Unidos en la NSA, el FBI o ambos, tenían pruebas suficientes para demostrar la causa probable de espionaje o traición por parte de la Campaña Trump.

También es posible que dicha orden de FISA se hubiese emitido para monitorear a alguien que vivía en la Torre Trump,  como podría ser el ex director de Campaña de Trump, Paul Manafort, quien como ya sabemos tiene extensos vínculos con el Kremlin.

Es refrescante ver a un legislador republicano representando a todos sus electores en función de lograr un cambio, y hablando con los ciudadanos que él representa en una reunión del ayuntamiento. El senador Lindsey Graham es uno de los pocos republicanos en el Congreso que pone claramente a su país por encima de su partido político, pero está consiguiendo muy poco apoyo de los otros 280 congresistas de su partido.

Si así es como la gente corriente y común siente sobre el asunto de Trump / Russia en Carolina del Sur, imaginen el nivel de ira a través de todos los Estados Unidos por la diabólica cruzada de Trump y su impía lealtad a Vladimir Putin y Rusia.