La Bestia Naranja se Atrevió a Insultar a la Familia Bush, Pero no Contó Con Este Valiente Reportero

Puedes decir muchas cosas malas de Trump, tantas que no cabrían quizás en la Enciclopedia Británica, pero no puede negarle que tiene una extraordinaria y muy descarada habilidad para esquivar las pregun tas incómodas, para salirse por la tangente, para ignorar lo que no le conviene.

Ahora, el presidente Trump ignoró descaradamente una pregunta de un reportero sobre sus ataques pasados ​​contra miembros de la familia Bush mientras hablaba con la prensa en la reunión cumbre del G-20 en Argentina hoy.

Donald logró cierta notoriedad por pelearse con la familia Bush, después de haber llamado a Jeb Bush, su rival para la nominación presidencial republicana en 2016, alguien “de baja energía” y de haber criticado a George W. Bush por sus errores al iniciar la guerra en Irak.

Sin duda alguna, luego de la muerte del patriarca de la familia Bush, surgieron preguntas sobre sus declaraciones pasadas sobre los Bush, pero Trump simplemente fingió que la pregunta no fue formulada e inmediatamente terminó su conversación con los reporteros al escucharla.

Aaron Rupar: “REPORTERO: Señor Presidente, ¿lamenta alguno de sus comentarios sobre la familia de George H. W. Bush?

TRUMP: “… Muchas gracias a todos”.

.

.

El presidente ha emitido una declaración oficial de condolencia por la muerte del ex presidente George H. W. Bush, además de enviar un tweet que estaba lleno de elogios para su antecesor, una anomalía según los estándares típicos de Trump, que además hizo pensar a todos que fue escrito por uno de sus ayudantes y no por él mismo.

Donald J. Trump: “El presidente George HW Bush llevó una vida larga, exitosa y hermosa. Siempre que estuve con él, vi su alegría absoluta por la vida y su verdadero orgullo por su familia. Sus logros fueron grandiosos de principio a fin. ¡Fue un hombre verdaderamente maravilloso y será extrañado por todos!”.

.

.

Donald Trump también anunció que planeaba asistir al funeral del 41.º presidente, a diferencia de los servicios para la esposa de Bush, Barbara o el fallecido senador John McCain, quienes murieron a principios de este año.

Ahora todos tienen en mente que su presencia en el funeral probablemente será incómoda para la familia Bush sobreviviente, que probablemente recuerde la burla de Trump de la iniciativa de voluntariado del fallecido presidente durante su mandato llamada “mil puntos de luz“, un término que debutó en su discurso de aceptación en 1988 en la Convención Nacional Republicana.

“Porque somos una nación de comunidades, de miles y decenas de miles de organizaciones étnicas, religiosas, sociales, comerciales, sindicales, vecinales, regionales y otras, todas ellas variadas, voluntarias y únicas. Esto es América … una brillante diversidad difundida como estrellas, como mil puntos de luz en un cielo amplio y pacífico”, declaró George H. W. Bush, celebrando una diversidad que es un anatema virtual para Trump.

Trump ridiculizó la idea en uno de sus mítines de campaña en el 2016, diciendo:

“Los mil puntos de luz, ¿qué demonios fue eso por cierto? Mil puntos de luz, ¿qué significa eso? ¿Alguien lo sabe? Una cosa sé, que América sea grande otra vez, eso lo entendemos. Poniendo a América primero, eso lo entendemos. Mil puntos de luz, nunca lofré entender eso. ¿Qué demonios es eso? ¿Alguien lo ha descubierto alguna vez? Y fue expresado por un republicano, ¿no es así? “

Entre el ataque a su florecimiento retórico más famoso y la falta de respeto a sus hijos, se cimentó el disgusto de George H. W. Bush por su último sucesor. Le reveló al autor Mark Updegrove que había votado por Hillary Clinton en las elecciones del 2016 y calificó a Trump como “un fanfarrón“.

“No me gusta él”, dicen que dijo Bush. “No sé mucho acerca de él, pero sé que él es un fanfarrón. Y no estoy muy emocionado acerca de que él sea un líder “.

“Este tipo no sabe lo que significa ser presidente”, agregó.

En este punto, con la investigación del abogado especial Robert Mueller ajustando el cerco en torno a las fechorías de su administración, Trump probablemente ve los próximos días de noticias sobre el funeral del difunto presidente como un respiro de la cobertura constante de las nuevas revelaciones de los últimos avances en las investigaciones. o las últimas acusaciones de sus íntimos confidentes y empleados.

No es de extrañar que esté actuando como un presidente normal en sus reacciones ante la muerte de un hombre por el que, obviamente, no tenía sentimientos cálidos. Se ayuda a sí mismo a actuando de esta manera en este momento, y él mismo es todo lo que a Trump verdaderamente le importa.