¿Sabías Que Las Hienas Atacan Otras Hienas? Mira la Pelea de Estos Dos “Altos” Republicanos: Graham y Paul

El único logro político que nuestro perpetuamente disfuncional Congreso, estrangulado por los republicanos, estaba seguro de que podrían lograr, era la reforma fiscal, pero ahora ya parece que está inmersa en terreno muy pantanoso.

El senador libertario de la extrema derecha republicana, Rand Paul (R-KY), anunció hoy en Twitter que se inclinaba a obstruir el proyecto de ley de reforma fiscal preparado por los senadores John McCain (R-AZ) y Lindsey Graham (R-SC) debido a su deseo de que se aumentase el gasto.

“Los senadores McCain y Graham están torpedeando el presupuesto al insistir en acabar con los límites presupuestarios para más gastos”.

.

.

“Le he dicho a la Casa Blanca y a los líderes del GOP que si simplemente se apegan a sus propios límites, el resto del Presupuesto está bien y yo votaré a favor”.

.

.

Rand Paul es uno de los pocos republicanos en el Congreso con algo parecido a una “fidelidad de principios“, lo que, sin lugar a dudas, solo se despliega en defensa de demostraciones verdaderamente absurdas de magnificación y grandilocuencia de las “virtudes” conservadoras, pero su equivocado compromiso de no aumentar el gasto es consistente, lo que es una rareza en la galería de hipócritas oportunistas que conforman la alta dirección republicana.

El senador Lindsey Graham acudió a Twitter para responderle, quejándose de cómo ya había ayudado a asesinar su espantoso “proyecto de ley de atención médica” de Graham-Cassidy que habría privado a 32 millones de personas de su cobertura de atención médica y advirtiéndole que no “arruinara” la reforma tributaria.

“Me llega más información mala, Rand Paul. No lo fastidies esta vez. Ya tú salvaste el Obamacare, tirando a basura el proyecto Graham-Cassidy-Helelr-Johnson”.

.

.

De todos modos, el proyecto de ley de “reforma tributaria” que los republicanos han planeado es una abominable declaración de guerra de clases, que aumentaría drásticamente la riqueza de los estadounidenses más ricos y obligaría a la clase media a compensar la diferencia.

Solo podemos esperar que sus interminables disputas internas vuelvan a hacer que se disparen colectivamente en el propio pie, ya que las consecuencias para esta nación y nuestro futuro podrían ser muy graves si no lo hacen.

Pero podemos disfrutar un poco de placer al ver a estos dos idiotas con sus atroces políticas, dicutiendo a ver quién está más equivocado. Nada amigos y amigas, que las hienas no sólo comen carroña. También se devoran entre ellas.