¿Sabes en Qué Radica la Fuerza de la Corte Suprema? Aquí te lo Resumen Magistralmente

La Corte Suprema de los Estados Unidos es la única Corte establecida por la Constitución de los EEUU, bajo el Acta Judicial de 1789, con 6 miembros, aunque ha tenido 9 jueces por casi toda su historia. Es la máxima autoridad que se encarga de dar solución a los conflictos o problemas en asuntos penales, laborales y civiles que tengan los ciudadanos.

Su papel se ha puesto en tela de juicio, ahora que el Partido Republicano está rompiendo las raíces de nuestra democracia pieza por pieza. Ya han logrado instalar un depredador sexual y un completo ignorante en el poder ejecutivo, han plagado al Congreso con racistas e ideólogos troglodíticos y ahora están presionando para deslegitimizar completamente a la Corte Suprema.

Con el anuncio de Susan Collins (R-ME) de que ella tenía la intención de votar para confirmar que el agresor sexual acusado de manera creíble y el presunto violador Brett Kavanaugh se pudiese sentar en la corte más alta de la nación. La confirmación de Kavanaugh representa un peligroso ataque a la aparente imparcialidad de la corte.

.

.

Por eso, las juezas designadas por el presidente Obama, Elena Kagan y Sonia Sotomayor están expresando su profunda preocupación por la forma en que se manejan las cosas. Los dos hablaron en la Universidad de Princeton y dijeron:

“Hay una cosa increíblemente importante que el tribunal debe vigilar, y es la reputación de ser justo, imparcial, neutral y no ser simplemente una extensión del proceso político y el entorno terriblemente polarizados en que vivimos”, dijo Kagan. antes de señalar que podría no haber una justicia ideológicamente centrada en el banco en el futuro.

Sotomayor estuvo de acuerdo y dijo que se espera que los jueces “se eleven por encima del partidismo“. Kagan recordó a la nación y al nuevo juez lo valiosa que es la legitimidad de la corte para su funcionamiento como una institución de la vida estadounidense:

“No tenemos un ejército, no tenemos dinero, la única manera de hacer que la gente haga lo que decimos que deberían hacer es porque la gente nos respeta y respeta nuestra justicia”, dijo Kagan. “Creo que especialmente en este momento en que el resto del entorno político está tan dividido, cada uno de nosotros tiene la obligación de pensar qué es lo que le da a la corte su legitimidad”.

Kagan tiene razón al señalar la legitimidad de la corte como una construcción tenue que debe ser vigilada de cerca. La confirmación de Kavanaugh es un golpe directo a esa legitimidad por dos razones principales.

El primer y más obvio problema es que gran parte del país cree que Kavanaugh es un delincuente sexual y, como tal, considerará para siempre que cualquiera de sus fallos es hipócrita y discutible. El segundo problema, quizás más serio, al menos en términos judiciales, es que Kavanaugh es claramente, dolorosamente, vergonzosamente un declarado y descarado partidario republicano.

Su vergonzoso testimonio ante el Comité Judicial del Senado incluyó una falta de respeto de rango y confrontación con los senadores demócratas e incluso lanzó teorías de conspiración desquiciadas sobre los Clinton. Si alguna vez hubo una actuación que descalificara para un asiento en la Corte Suprema, fue esa de Kavanaugh.

Las palabras poderosas de Kagan y Sotomayor no pudieron haber llegado de manera más oportuna, pero ya sabemos que no se pudo decir ni hacer nada antes de que los republicanos confirmasen a este acusado violador para el tribunal más alto de nuestra nación, y mucho menos se podría convencer a Kavanaugh de que tome en serio las palabras de estas dos grandes mujeres.

Mira sus comentarios aquí:

.

.