Otro Round Más de la Pelea de “Chente” Contra el Anaranjado. Y Otra Vez Pierde el Cochino

Durante una reunión de la Oficina Oval en la que los legisladores sugirieron restaurar las protecciones para los inmigrantes de Haití, El Salvador y África, Trump arremetió contra la perspectiva de promulgar leyes para aquellos que provienen de “países de mierda“.

¿Por qué estamos teniendo a todas estas personas de los países de mierda aquí?“, dijo Trump durante una reunión con los senadores Lindsey Graham (R-SC) y Richard Durbin (D-IL), así como aquellos con posturas de inmigración de línea dura, incluyendo el Rep. Bob Goodlatte (R-VA) y el Senador Tom Cotton (R-AR), entre otros.

El comentario rápidamente no solo provocó ira dentro de los Estados Unidos, sino en todo el mundo. El ex presidente mexicano Vicente Fox, un abierto crítico del presidente, devolvió el golpe con una respuesta brillante.

“Donald Trump, tu boca es la letrina más sucia del mundo. ¿Con qué autoridad proclamas quién es bienvenido en Estados Unidos y quién no? La grandeza de Estados Unidos se basa en la diversidad, ¿o has olvidado tu origen inmigrante, Donald?”.

.

.

Siempre el primero en la hipocresía, Donald Trump parecía pasar por alto el hecho de que sus padres emigraron a los Estados Unidos desde Alemania.

Fox, por su parte, no fue la única persona que abordó el comentario. Incluso el principal subsecretario de prensa de la Casa Blanca, Raj Shah, emitió una respuesta en medio de la rápida reacción negativa.

“Algunos políticos de Washington eligen luchar por países extranjeros, pero el Presidente Trump siempre va a luchar por el pueblo estadounidense… Como otras naciones que tienen un sistema migratorio basado en el mérito, el Presidente Trump está luchando por soluciones permanentes que hagan a nuestro país más fuerte dando la bienvenida a aquellos que puedan contribuir a nuestra sociedad, al crecimiento de nuestra economía y asimilarse en nuestra gran nación. Él siempre se opondrá a medidas temporales, débiles y peligrosas, que ponen en peligro la vida de los esforzados estadounidenses…”

.

.

Lo más revelador es que la respuesta de Shah no es ni una condena ni una negación de las repugnantes palabras de Trump. Por el contrario, él repite como cotorra los puntos de discusión equivocados de Trump y pretende sembrar el miedo al hablar sobre los “peligros” de los inmigrantes.

El director interino de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), Thomas Homan, ha ido tan lejos como para afirmar, contrario a lo que Trump ha repetido a lo largo de su mandato, que los inmigrantes indocumentados no cometen más crímenes que los estadounidenses nativos.

“Fuera de las cámaras de la prensa en la Casa Blanca, el Director Interino de ICE, Homan admite que los inmigrantes indocumentados no cometen más crímenes que los estadounidenses nativos”.

.

.

Durante la reunión en la que tuvieron lugar los controvertidos comentarios, Trump llegó a sugerir que Estados Unidos debería dar la bienvenida a personas que vienen de países como Noruega. Trump se reunió recientemente con la primer ministro noruega. La diferencia, por supuesto, es que los noruegos son abrumadoramente blancos, mientras que los de Haití, El Salvador y África no lo son.

Si bien la intención de la reunión fue encontrar un terreno común para un acuerdo bipartidista de inmigración, los comentarios abiertamente racistas y petulantes de Trump supuestamente dejaron atónitos a los legisladores.

La observación de Trump se produce después de la decisión de su administración de poner fin a las protecciones para más de 200,000 salvadoreños que viven en los Estados Unidos. La medida pone en peligro a todo un subconjunto de personas que han vivido en el país durante 15 años.

Trump puede tener una afinidad especial por la hipocresía, pero Vicente Fox también tiene su propia aficción: decirle a Trump la verdad en su cara y ponerlo en ridículo.