Robert de Niro se Salió del Guión al Premiar a Meryl Streep y Atacó a… Ese Mismo Que Estás Pensando

El actor ganador de un Premio de la Academia, Robert De Niro, ha hecho una gran carrera cinematográfica al interpretar a algunos de los peores villanos imaginables. Tal vez sea revelador entonces, dada su capacidad de imitar absolutos monstruos, que sienta un desprecio tan claro por nuestro actual presidente.

De Niro ha dado vida en la pantalla a algunos de los gánsters más despiadados de la historia cinematográfica, pero odia absolutamente el hecho de que nuestro gobierno federal ahora esté plagado de criminales. El actor ha destrozado a Trump en el pasado, pero la otra noche dio una de sus acusaciones más mordaces hasta la fecha.

Mientras presentaba a la inimitable Meryl Streep con el premio a la mejor actriz en la Gala Anual de Premios de la Junta Nacional de Revisión en la ciudad de Nueva York, De Niro se lanzó a una diatriba improvisada contra el presidente, informa The Daily Mail.

Streep fue galardonada por su actuación en The Post, una película sobre la publicación por el Washington Post de los Papeles del Pentágono durante la era de Nixon. El filme contiene misteriosas reflexiones sobre el mundo de hoy, y es especialmente oportuno dados los constantes ataques del presidente Trump a la prensa libre.

De Niro comenzó su discurso mencionando a Tom Hanks, quien coprotagoniza con Meryl en The Post. Hizo una broma sobre la película Castaway de Hanks, en la cual uno de los personajes es un voleibol. De Niro dijo humorísticamente que un voleibol no puede interpretar un rol como lo hace Streep.

Ni siquiera si el voleibol fuera un genio estable“, agregó De Niro, dando un golpe al reciente reclamo en Twitter de Trump de que es un “genio muy estable“. El actor continuó señalando que a pesar de que The Post se enmarca en una época de hace cincuenta años, hace muchos paralelos con el día de hoy.

“En el momento de la historia, Donald Trump sufría con ‘espuelones calcaneos’. Hoy el mundo está sufriendo por el verdadero Donald Trump. Venga. Ya sabes. ¿De qué estamos hablando? Este idiota es el presidente. Es como La Ropa Nueva del Emperador, el tipo es un tonto ficticio”, dijo De Niro.

El amado actor pasó a explicar la importancia de los Documentos del Pentágono y cómo su publicación representó una fuerte defensa de la Primera Enmienda.

“Nuestro gobierno de hoy, con el apuntalamiento de nuestro bebé en jefe, el pendej* en jefe, como yo lo llamo, ha puesto a la prensa en estado de sitio, tratando de desacreditarla a través de ataques y mentiras escandalosas. Y de nuevo al igual que en 1971, la prensa se está distinguiendo con un periodismo valiente y exigente. La película nos dio atisbos del presidente Nixon como delirante, narcisista, mezquino, vengativo, desagradable y travieso. Ah, los buenos viejos tiempos”, dijo De Niro.

De Niro terminó su discurso prodigando más merecidas alabanzas a Meryl Streep y llamando la atención sobre la brecha salarial entre los géneros. Dijo que las mujeres merecen su “lugar legítimo” y su “parte justa“.

Robert de Niro debería ser felicitado por asumir esa posición. Ahora más que nunca necesitamos que nuestros líderes culturales den un paso al frente y le digan al mundo que Donald Trump no representa los valores estadounidenses.

Luis Iglesias

Más de una década colaborando con diversos medios. Politólogo.