Reuters Acaba de Revelar una Enorme Evidencia de la Colusión Trump-Rusia

Los recientes acontecimientos relacionados con la investigación de Rusia han sacudido la administración del presidente Donald Trump, pero recientemente Reuters reveló información que sugiere claramente la connivencia entre la campaña de Trump y el gobierno ruso.

El deshonrado ex asesor de seguridad nacional, Michael Flynn, y otros asesores de la campaña electoral de Trump estuvieron en contacto con funcionarios rusos y personas con vínculos con el Kremlin al menos 18 veces por teléfono o correo electrónico durante los últimos siete meses de las elecciones presidenciales.

La información proporcionada con respecto a estas comunicaciones provino de funcionarios estadounidenses actuales y precedentes, familiarizados con los intercambios.

Las comunicaciones ocurrieron entre abril y noviembre del 2016, justo en el momento en que los piratas informáticos rusos participaron en una campaña para desacreditar a la candidata demócrata Hillary Clinton.

Estas investigaciones previamente no reveladas están siendo investigadas por el FBI como parte de su investigación sobre la interferencia de Rusia en las elecciones estadounidenses y la colusión entre ellos y la campaña de Trump.

Seis de estas comunicaciones fueron entre el Embajador de Rusia ante los Estados Unidos, Sergei Kislyak, y los asesores superiores de Trump, incluyendo a Michael Flynn.

Las conversaciones de Flynn con Kislyak se hicieron más frecuentes después del 8 de noviembre, cuando ambos hombres discutieron la creación de canales diplomáticos “alternos” para la comunicación entre Trump y Putin. Tales canales de contacto estaban diseñados para “evadir” la burocracia de seguridad nacional de Estados Unidos, algo que ambos lados consideraban hostil a las relaciones que se estaban estableciendo entre estos dos hombres.

Inicialmente, la Casa Blanca negó en enero cualquier contacto con el Gobierno ruso durante las elecciones del 2016, pero desde entonces ha confirmado que en ese momento se realizaron cuatro reuniones entre los asesores de Kislyak y Trump.

Las fuentes de Reuter afirman que hasta el momento no han encontrado ninguna evidencia directa de la colusión entre la campaña de Trump y Rusia, pero las revelaciones de que la administración de Trump ha mentido una vez más sobre lo que realmente ocurrió aumentará la presión para que divulguen plena y exactamente los acontecimientos que tuvieron lugar.

También sugiere que querían ocultar estas conversaciones a los investigadores y al público.

Hasta el momento las identidades de los individuos que participaron en las comunicaciones han permanecido clasificadas, con la excepción de Flynn.

La Casa Blanca y el abogado de Flynn y se negaron a comentar, y cuando se le preguntó, el gobierno ruso dijo a Reuters que acudieran directamente a la administración de Trump para todas las respuestas.

Por otra parte, un portavoz de Rusia dijo: “No comentamos nuestros contactos diarios con los interlocutores locales”.

Las conversaciones entre Rusia y el equipo de Trump se centraron en la manera de mejorar las relaciones entre los dos líderes. Funcionarios rusos subrayaron la necesidad de un enfoque de estilo empresarial, que se centrara en los intereses económicos y de otro tipo, ignorando las cuestiones contenciosas.

Esto iba a ser muy conveniente para Rusia. O sea, debíamos echar a la cesta del olvido el hecho de que sabotearon las elecciones, se anexaron Crimea, invadieron Ucrania, mataron a miles de civiles y aliados estadounidenses en Siria e Irak y usan rutinariamente hackers patrocinados por el estado para atacar a países y negocios aliados.

Su desfachatez es increíble e indicativa del poder que ejercen sobre Trump.

Los veteranos de campañas políticas han dicho que no es raro que se produzcan contactos entre candidatos y estados extranjeros, pero el número de interacciones entre la campaña de Trump y Rusia fue “excepcional“.

Richard Armitage, republicano y ex subsecretario de Estado, dijo a Reuters:

“Es raro hacer tantas llamadas telefónicas a funcionarios extranjeros, especialmente a un país que consideramos un adversario o un poder hostil.”

Afortunadamente, la soga se está apretando lentamente alrededor del cuello de la administración Trump.

Aunque no se ha encontrado ninguna evidencia específica de colusión, sólo tenemos que ver el hecho de que las reuniones no fueron reveladas y los propios esfuerzos de Trump para descarrilar la investigación del FBI, muestran que en algún lugar de la montaña de pruebas se encuentra una información que pondrá fin a la catástrofe que representa el Presidente Trump.

El hecho de que Flynn estuviera tratando de crear un canal paralelo de comunicaciones diplomáticas es una traición. Tenemos sistemas burocráticos para proteger nuestra seguridad nacional y evitar que funcionarios corruptos como Flynn influyan en los eventos, y él estaba descaradamente intentando eludir esos sistemas.

No es de extrañar que se esforzaran tanto por ocultar estas reuniones.