Retuitea Trump Falsa Historia Sobre Obama Para Justificar su Perdón a Arpaio. ¡Abominable!

El viernes pasado, mientras un desastre natural sin precedentes amenazaba la costa del Golfo de Texas, el presidente Trump aprovechó la oportunidad para hacer lo impensable: perdonó al sheriff Joe Arpaio, el policía psicópata creador de los campos de concentración para inmigrantes no condenados.

La decisión fue tan desacertada que incluso el débil Congreso republicano se vio obligado a criticar al presidente. Ahora en un acto de desesperación, Trump y sus lacayos han descendido en su desverguenza hasta difamar al presidente Obama para defender lo indefendible.

Esta mañana, Trump retuiteó esta mentira de la propagandista de Fox News, Katie Pavlich:

Katie Pavlich – “Tu jefe perdonó a un traidor que le dió secretos de estado a los enemigos de Estados Unidos, también perdonó a un terrorista que asesinó a estadounidenses. Ahórranos el sermón”.

Ben Rhodes – “Obama utilizó su poder de perdón e indulto para dar una segunda oportunidad a personas que ameritaban empatía, no a racistas que no han mostrado ninguna”.

.

.

La Pavlich está respondiendo a las críticas de Ben Rhodes, un ex asesor de política y escritor de discursos de Obama, y su afirmación es factualmente inexacta en varios niveles.

Se refiere a los conservadores, Chelsea Manning y Óscar López Rivera – ninguno de los cuales fue indultado, aunque sus largas sentencias fueran conmutadas. Pero el engaño no se detiene allí.

El Departamento de Defensa determinó “con total seguridad que las filtraciones [de Manning] no tendrían ningún impacto personal directo en el actual y antiguo liderazgo estadounidense en Irak”.

A la luz de eso, y de los abusos que había sufrido Manning durante sus siete años de prisión, Obama determinó, no que ella debía ser perdonada o que no había hecho nada malo, sino que con ese tiempo ya había cumplido su condena. Las revelaciones de Manning le han valido numerosos honores internacionales, no de los enemigos de Estados Unidos, sino de nuestros aliados.

López Rivera es un ex miembro de una organización militante de la independencia puertorriqueña, que se declaró culpable de los cargos que se le presentaron a finales de los años setenta. Él también sirvió en Vietnam con el ejército de los Estados Unidos y ganó una estrella de bronce por su servicio. Su condena fue conmutada después de cumplir 35 años de prisión a la edad de 74 años.

Las historias de estos dos estadounidenses son complejas, ambos cumplieron años en prisión, y no fueron perdonados, sino que después de haber cumplido años tras las rejas, sus sentencias fueron conmutadas.

En contraste, Arpaio se jactaba de torturar a la gente en base a su etnia y raza, llevando a muchos incluso a la muerte. Su mandato como sheriff es un capítulo oscuro en la historia americana y su perdón es algo totalmente abominable.

Cualquier intento de equiparar las acciones de los dos presidentes es tan deshonesto como vergonzoso.