Pide Trump a Primer Ministro Británica Algo Que ni el Mismo Dios Podría Concederle

Después de que dos millones de ciudadanos británicos firmaron una petición pidiendo que se le impidiera a Donald Trump hacer una visita oficial de Estado al Reino Unido, Trump ha recurrido a la primera ministra británica Theresa May para que esta “arregle” esa situación, de manera que él esté seguro de que va a recibir una calurosa bienvenida antes de aceptar el viaje.

Según un artículo publicado en el diario británico The Sun, Trump “hizo su desvergonzada súplica en una conversación privada con Theresa May para planear su visita de Estado, ahora pospuesta hasta el próximo año”.

Una transcripción de su conversación fue vista por altos diplomáticos y filtrada a The Sun. El intercambio muestra a un petulante presidente quejándose de su cobertura de prensa, así como de la recepción que le esperaría por parte del público británico, y jurando no visitarlos a menos que la May pueda cambiar las cosas.

Trump: “No he tenido una gran cobertura últimamente, Theresa.”

May: “Bueno, ya sabes cómo es la prensa británica”.

Trump: “Todavía quiero ir, pero no tengo prisa. Por lo tanto, si usted puede arreglar eso, me haría las cosas mucho más fáciles. Cuando sepa que voy a recibir una mejor recepción, iré, pero no antes”.

Si Trump piensa que la Primer Ministro puede cambiar la percepción que de él tienen la prensa y los británicos, le está atribuyendo más poder que el que su triste desempeño en las recientes elecciones parlamentarias indicaría.

Después de convocar a una elección que anteriormente había prometido no llevar a cabo, ella llevó a su partido conservador de tener la mayoría a una pérdida tal que la obligó a un gobierno de coalición con un partido leal en Irlanda del Norte, y ahora se enfrenta a cuestionamientos sobre su capacidad para retener el liderazgo de su Partido y el asiento de Primer Ministro.

Según informes, May respondió a Trump explicando que no tiene poder para instruir a la prensa cómo cubrir su visita.

“Después de todo, no somos Corea del Norte. Y él dijo que no acordaría la fecha de la visita, hasta asegurarse que la gente lo apoye”, dijo una fuente a The Sun.

El problema querido Trump, no es que Theresa May no quiera apoyarte, es que le estás pidiendo algo que ni el mismo Dios podría concederte. La gente no te soporta por lo que has hecho y lo que sigues haciendo. Y eso no va a cambiar.

Con dos millones de ciudadanos británicos que ya dejaron muy clara su opinión, la fecha de esa visita puede que resulte aplazada por tiempo indefinido.