Un Pastor Acaba de Decir que Hay que Parar de Demonizar a los Políticos. Mira lo Que él Dijo Sobre Obama

Robert Jeffress, el pastor que una vez vinculó al ex Presidente Obama con el “Anticristo“, acaba de publicar una súplica pública para detener la “demonización de los funcionarios públicos“, después del reciente e indiscriminado tiroteo durante una práctica republicana de béisbol en Alejandría.

“Ahora es el momento de parar la demonización de los funcionarios públicos. Ahora es el momento de dejar de provocar para llevar nuestra nación a un conflicto”.

.

.

El líder evangélico entró en detalles en su blog:

“El incidente también destaca el hecho de que la demonización implacable de nuestros líderes políticos legitimamente elegidos podría llevar a la tragedia, y me refiero particularmente a los principales medios de comunicación, a nuestras universidades y a Hollywood. Ahora es el momento de alinear todo, abrazar la tolerancia real, informar objetivamente y dejar de provocar nuestra nación al conflicto.”

Sin embargo, en el libro de Jeffress del 2014, “Perfect Ending” (el Final Perfecto), el pastor de Dallas destacó el vínculo entre Obama y el “Anticristo” después de su decisión de apoyar los derechos LGBT.

Por primera vez en la historia, un presidente de nuestro país ha propuesto abiertamente modificar una de las leyes más fundamentales de la sociedad (por no hablar de Dios): que el matrimonio debe ser entre un hombre y una mujer. Aunque no estoy sugiriendo que el presidente Obama es el Anticristo, el hecho de que fue capaz de proponer un cambio tan radical en la ley de Dios y aún ganar la reelección por un margen cómodo ilustra cómo un futuro líder mundial será capaz de oponerse a las leyes de Dios sin ninguna repercusión”.

Jeffress afirmó, en un momento de gimnasia verbal, que no estaba insinuando que Obama fuera el Anticristo o que no fuera cristiano, pero “lo que estoy diciendo es esto: el curso que él está eligiendo para dirigir a nuestra nación está allanando el camino para el futuro Reinado del Anticristo”. Los ojos de la nación, mientras tanto, se salían de sus órbitas.

Mientras Jeffress puede tratar de culpar a la semántica como la tibia excusa para su hipocresía, debe mirarse en el espejo antes de predicar la tolerancia a los demás.

Su odiosa retórica, que irónicamente relaciona a un cristiano con el Anticristo, es precisamente un claro ejemplo de la “demonización implacable de nuestros líderes políticos legitimamente elegidos” contra la que ahora está predicando.

Alguien que por favor, le diga a este “pastor de lobos”, que su primera tarea debería ser practicar lo que predica.

 

Montserrat Jimenez

Licenciada en Periodismo. Bloguera y Experta en Redes Sociales.