Otro Más Que Abandona el Barco: Adiós al Sub Secretario de Prensa. Se va Con Sus Mentiras a Otro Lado

La administración de Trump se vio sacudida por una nueva despedida de un funcionario de alto nivel hoy, cuando el Subsecretario Principal de Prensa principal y asistente adjunto del presidente, Raj Shah, anunció que había dejado su puesto de la Casa Blanca para aceptar un puesto en el sector privado.

.

¡Uno menos, pero vamos a por los demás! Por favor, haz CLIC AQUÍ y únete al Grupo “Todos Contra Trump“. Por separado, con esfuerzos dispersos, ellos pueden salirse con la suya, pero estando UNIDOS podemos vencerlos.

.

Shah, quien fue un relleno frecuente de la Secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, en los días en que la administración de Trump aún mantenía reuniones informativas diarias, está lanzando una nueva firma de relaciones con los medios con un cabildero de alto perfil, Brian Ballard, y encabezará la nueva compañía, según un informe en The Huffington Post.

También se unirá al negocio de asuntos de los nuevos medios Jamie Rubin, ex secretaria de Estado adjunta para asuntos públicos bajo la presidencia de Bill Clinton.

Shah emitió una declaración diciendo:

“Las empresas, las organizaciones y las industrias de hoy enfrentan un creciente escrutinio desde un panorama mediático implacable. Nuestro equipo, con años de resultados comprobados, proporcionará las comunicaciones estratégicas que los clientes necesitan para superar estos desafíos y entregar con éxito su mensaje a la audiencia correcta”.

No entendemos bien el párrafo anterior, pero quizás lo que quiso decir es que tienen tanta experiencia en decir mentiras y hacerlas parecer verdades, que ayudarán a las corruptas corporaciones y transnacionales a hacer lo mismo.

Se había rumoreado que tanto Shah como su supervisora, Huckabee Sanders, saldrían de una Casa Blanca con tantas deserciones y despidos en los últimos meses que ahora “una cuarta parte del Gabinete del Presidente está ocupada por jefes de departamento interinos“, según un informe de la CNN. “Además de eso, en todo el gobierno, casi el 40% de los puestos de liderazgo clave que requieren la confirmación del Senado están vacantes“.

Tanto Shah como Sanders dijeron tener problemas para encontrar nuevos empleos luego de que su reputación sufriera por estar asociada con el flujo constante de mentiras y evasión que emanaba de la Oficina de Prensa de la Casa Blanca. La capacidad de Shah de conseguir un nuevo empleo significa que su perfil más bajo que el de Sanders y el hecho de que ayudó a guiar a Brett Kavanaugh durante sus audiencias en el Congreso a un asiento en la Corte Suprema, lo ayudó a escapar de la aplastante gravedad de la órbita de la Casa Blanca.

La partida de Shah solo alimentará la especulación sobre cuando la misma Huckabee Sanders dejará su rol actual, que según las fuentes, desde el verano pasado se esperaba que abandonase a fines del año pasado. Su presencia continua en el papel cuando comienza el tercer año de la administración de Trump, solo refuerza la impresión de que sus posibilidades de empleo son escasas.

Con el cierre del gobierno golpeando a su personal “esencial“, los que no se vieron afectados por el cierre del gobierno federal, están saltando del barco rápidamente, y no es de extrañar que Trump haya intentado tuitear acerca de cómo está solo en la Casa Blanca.

Donald J. Trump: “Estoy solo (pobre de mí) en la Casa Blanca esperando que los demócratas regresen y hagan el trato sobre la seguridad fronteriza que se necesita desesperadamente. En algún momento, los demócratas que no quieran llegar a un acuerdo le costarán a nuestro país más dinero que el Muro Fronterizo del que todos estamos hablando. ¡Están locos!
.

.

.

¡Uno menos, pero vamos a por los demás! Por favor, haz CLIC AQUÍ y únete al Grupo “Todos Contra Trump“. Por separado, con esfuerzos dispersos, ellos pueden salirse con la suya, pero estando UNIDOS podemos vencerlos.

.

Cualquier presidente con medio cerebro empezaría a preguntarse por qué tantas personas hacen todo lo posible por escapar de su administración y cuestionan su propio papel en el entorno laboral que muchas personas consideran demasiado tóxico para soportar. Desafortunadamente, ese no es el tipo de presidente con el que actualmente estamos cargados.