Nunca Había Estado Tan Cerca la Destrucción de la América Que Conocemos. ¡Hay Que Parar Esto!

Desde hace semanas, la nación se ha estado preparando para la selección de un nuevo Juez de la Corte Suprema por parte de Donald Trump para reemplazar al juez saliente, Anthony Kennedy.

Ahora, tenemos ya la respuesta, y es tan aterradora como podríamos haber imaginado. Es casi seguro que Brett Kavanaugh hará todo lo posible para revocar Roe v. Wade, el caso de 1973 que garantizaba el derecho de una mujer al aborto.

Si se decide que revocar a Roe es demasiado radical en una nación que, en el 2018, respalda los derechos de aborto en todos o la mayoría de los casos, esa decisión simplemente tomará una votación de 5-4 para restringir de forma permanente el acceso al aborto y la anticoncepción en los estados rojos en todo el país. Lo mismo ocurrirá con las decisiones relativas a la educación sexual y otros derechos importantes para las mujeres.

Sin embargo, Roe no es lo único que pende de un hilo. Este es un candidato seleccionado por la Sociedad Federalista ulta-conservadora, liderada por un hombre llamado Leonard Leo, un grupo de expertos que es notoriamente contrario a las protecciones de los derechos de voto, la ciencia climática, las protecciones para las minorías raciales y religiosas y las personas LGBTQ.

En resumen, una confirmación de esta persona ante la Corte Suprema significa que revocaremos los derechos civiles por toda una generación o más.

Donald Trump busca usar las cortes para instalar el nacionalismo blanco, la misoginia, la homofobia, la hostilidad hacia las minorías religiosas y la xenofobia como ley por más de una generación. Si hay un momento para que los demócratas usen los mismos trucos sucios que los republicanos usaron para robar el último escaño de la Corte Suprema del presidente Barack Obama, es ahora. El futuro de la república depende de eso.

Eso es literal, por cierto, ya que se informa que Kavanaugh es un hombre que no cree que un presidente en funciones pueda ser acusado, y parece creer que no hay ninguna razón para que dicho presidente no elija a los juristas que podrían fallar sobre cualquiera de las investigaciones penales pendientes en las que está involucrado.

“Posible selección de Trump para Juez de la Corte Suprema, Brett Kavanaugh, “ha sido franco” sobre su punto de vista “que un presidente en funciones no puede ser acusado” y “eso es probablemente música para los oídos de Donald Trump”.

.

.

Demócratas, coordinen toda su conferencia del Senado en este caso y oblíguenlos a mantener la línea. Luego, hagan que sus electores pongan el broche de oro en los republicanos de estado azul, particularmente los republicanos pro-elección como la Senadora Susan Collins (R-ME) y Lisa Murkowski (R-AK) y asegúrense de que esta nominación fracase.