Nuevo Reporte Podría Cambiar la Actitud de Trump Hacia los Inmigrantes

El gobierno de Trump ha hecho todo lo posible para evitar que los refugiados entren a Estados Unidos, incluyendo la promulgación de dos órdenes ejecutivas que prohíben la inmigración de países mayoritariamente destruidos por la guerra en los que, por supuesto, Trump no tiene ningún interés comercial.

Ambas órdenes ejecutivas fueron impugnadas en los tribunales y suspendidas temporalmente hasta que la Corte Suprema dictaminase qué partes de la segunda orden podrían tener efecto.

Sin embargo, es tanta la publicidad de los medios de la derecha acerca de que los inmigrantes ilegales y los refugiados le quitan los empleos a los “verdaderos estadounidenses“, que poco se dice sobre el impacto económico que estos individuos nacidos en el extranjero tienen en la economía de Estados Unidos.

Dejando a un lado las implicaciones morales de rechazar a personas desesperadas que huyen de los conflictos donde se enfrentan a la tortura, la muerte y la potencial destrucción -una lección que debimos haber aprendido después de que los Estados Unidos acogiera a los refugiados judíos de la Alemania nazi en 1930- es que limitar la inmigración de refugiados puede realmente dañar la economía estadounidense.

Según un artículo de fivethirtyeight.com, la Oficina Nacional de Investigación Económica ha publicado un nuevo documento de trabajo que muestra que, durante un período de 20 años, los refugiados pagan $20,000 más en impuestos de lo que reciben en beneficios, incluidos los costos de reasentamiento y programas sociales.

“Los autores encontraron que, comparado con las tasas entre los residentes nacidos en Estados Unidos, el desempleo era más alto y los ingresos eran más bajos entre los refugiados adultos durante sus primeros años en el país, pero estos resultados cambiaron sustancialmente con el tiempo. Después de seis años en los Estados Unidos, era más probable que los refugiados estuvieran empleados que los nacidos en Estados Unidos alrededor de la misma edad. Cuanto más tiempo viven en los Estados Unidos, mejoran más los resultados económicos de los refugiados y menos dependen de la asistencia gubernamental. Mientras que los salarios promedio de los refugiados nunca son tan altos como el promedio para los residentes nacidos en Estados Unidos, después de aproximadamente ocho años en los Estados Unidos, los refugiados no son significativamente más propensos a recibir cupones de alimentos o alimentos que los residentes nativos con educación y habilidades lingüísticas similares.”

En otras palabras, Estados Unidos obtiene beneficios de los refugiados. Los caminos de vida de los refugiados son muy parecidos a los de “las cansadas, pobres, las apiñadas masas que anhelan respirar libremente“, de las que descienden la mayoría de los ciudadanos estadounidenses y que fueron acogidos por la llamativa Estatua de la Libertad y Madre de los Exiliados.

Algunos piensan que ahora que Trump puede ver que hay un beneficio neto que se obtiene de los refugiados, cambiará su postura anti-inmigrante. Dado que esto requeriría tener DOS COSAS que Trump no posee, pensamiento crítico y habilidades de lectura, resulta altamente dudoso que pase.

 

Montserrat Jimenez

Licenciada en Periodismo. Bloguera y Experta en Redes Sociales.