Mujer Desesperada Confronta a McCain Después de su Voto y Casi Escribe su Epitafio

El senador John McCain regresó dramáticamente al Senado ayer después de someterse a una cirugía relacionada con un reciente diagnóstico de cáncer cerebral la semana pasada. McCain voló de su casa en Arizona a Washington y emitió lo que resultó ser el voto decisivo en una moción de procedimiento para abrir el debate sobre la legislación del Senado para la derogación de ObamaCare con otra ley que existe realmente sólo de nombre.

La ironía del acontecimiento no pasó inadvertida. El senador McCain está recibiendo la atención médica que el dinero puede comprar, a expensas de los contribuyentes, mientras se prepara para luchar por su vida contra una forma muy agresiva de cáncer cerebral. Cuando el país se enteró de la noticia, millones de mensajes de apoyo invadieron las redes sociales, por encima de diferencias partidistas o ideológicas.

Sin embargo, McCain acaba de votar para permitir que un proyecto de ley que despoja a 32 millones de estadounidenses de su seguro de salud proceda hacia el debate, que se estaba decidiendo realmente por UN VOTO.

Si el senador McCain no hubiera votado – o simplemente se había quedado en Arizona convaleciente, el intento republicano de matar a ObamaCare habría posiblemente pasado a la historia, sin penas ni glorias.

Momentos después de que él votara, fue recibido en los pasillos del Capitolio por reporteros y otros espectadores que no podían contener su indignación.

“MIREN: “¿Vas a morir y dejarnos ese legado?” le gritó una mujer al Senador McCain cuando este regresaba del procedimiento de votación del Senado”.

.

.

“¿Vas a morir y dejarnos con este legado, senador McCain?”, se puede escuchar el tono desgarrador en la frase pronunciada por la mujer. Esa pregunta podría considerarse un poco exagerada, pero no tanto.

El esfuerzo republicano de “derogar y reemplazar” parecía estar en terapia intensiva y conectado a respiración artificial el viernes, después de que el líder de la mayoría del Senado Mitch McConnell no logró asegurar a los 52 senadores del Partido Republicano necesarios para aprobar cualquiera de las tres versiones de derogación y reemplazo de la legislación.

El senador McConnell incluso presentó la idea de votar en un proyecto de ley de derogación (olvidándose por el momento del “reemplazo“), sólo para darle a su partido y al presidente Trump una victoria legislativa muy necesaria. Incluso eso no logró efecto alguno.

Sin embargo, bajo la intensa presión del presidente Trump y sus aliados en los medios de la derecha para forzar un voto, y a pesar de tener más objeciones de las que podía permitirse, el senador McConnell jugó la última carta en su mazo. Él anunció durante el fin de semana que el senado llevaría a cabo un voto procedimental que no aprobaría TrumpCare, pero lo mantendría con vida por suficiente tiempo para continuar en su debate.

La astucia de Trump, asumida por McConnel, estuvo en pensar que si lograban una votación positiva, aunque fuera para “debatir la ley”, luego los “disidentes” del partido republicano no tendrán las agallas para seguir estando en contra de Trumpcare.

El senador John McCain es un héroe americano, y ha dado su vida entera a su país, primero como piloto de la Marina, y luego como funcionario público. Sería un trágico capítulo final de su carrera que quedara para la historia como el hombre que permitió que su partido destruyera los avances de la atención médica en Estados Unidos y robase a decenas de millones de estadounidenses su cobertura de salud.

Quizás, después de lo que esa desesperada mujer le gritó, su epitafio diga: “Aquí yace un héroe, que no tuvo suficiente valor, o consciencia, para lo que pudo ser el último acto heróico de su vida“.

 

Luis Iglesias

Más de una década colaborando con diversos medios. Politólogo.