No por Gusto Mueller Pidió 6 Meses Más al Juez. Tenía Más Bajo la Manga y lo Está Usando

Muchos se asombraron cuando Robert Mueller pidió 6 meses más al juez para seguir llevando a cabo su investigación. Algunos dijeron que era para preparar el informe (cosa poco probable, pues es tan meticuloso que su informe debe estar preparado cada día), mientras otros dijeron que era porque tenía más bajo la manga. Pues bien, parace que estos últimos acertaron.

Ahora, el equipo del Fiscal Especial Mueller acaba de publicar un informe legal de 31 páginas de un agente del FBI sobre los crímenes de Paul Manafort y las mentiras que dijo ante un tribunal federal, detallando para la jueza Amy Berman las graves razones por las que ellos (los de la Oficina legal de Mueller) cancelaron su cooperación y su acuerdo de culpabilidad.

.

¡Trump está cada vez más débil y este es nuestro momento! Por favor, haz CLIC AQUÍ y únete al Grupo “Todos Contra Trump“. Por separado, con esfuerzos dispersos ellos pueden salirse con la suya, pero estando UNIDOS podemos vencerlos.

.

En el muy bien redactado expediente, el Agente Especial Jeff Wieland reveló dramáticamente al final que fue el testimonio de un colaborador el que detuvo a Manafort por mentir sobre sus contactos con el propio Presidente Trump, además de otros funcionarios de la Administración, sobre la contratación de personas para empleos federales.

El expediente compilado por el agente especial Wieland también confirma los detalles de las mentiras de Paul Manafort, algunas de las cuales fueron reveladas accidentalmente la semana pasada en una denuncia por parte de sus propios abogados defensores, así como nuevos detalles de su conspiración para obstruir la justicia con el espía ruso Konstantin Kilimnik, quien fue su segundo al mando en Ucrania.

Pero fué el otro ex diputado de Manafort, Rick Gates, quien informó a los fiscales que el ex presidente de la Campaña de Trump había ocultado su papel en la administración presidencial en el sentido de que él y Rusia trabajaron juntos para que resultase elegido.

No podemos conocer todos los detalles, pues la información se ha redactado con fines de secreto de gran jurado, pero es razonable inferir que el Fiscal Especial Mueller sabe quién se convirtió en el intermediario de Manafort en la Administración de Trump, y sus fiscales saben si hay funcionarios públicos que obtuvieron cargos federales a través de sus esfuerzos.

Más importante aún, saben sobre los continuos intentos de Paul Manafort de influir en el presidente Donald Trump a través de ese intermediario, fuera de su contacto legal como parte de un acuerdo de defensa conjunta, incluso después de que fue acusado de decenas de delitos.

La presentación del agente especial Weiland parece indicar que Paul Manafort dejó de presionar a la Administración de Trump solo después de que Gates se declaró culpable el año pasado, aunque no está seguro si los tipos de contactos de administración descritos requerían que Manafort hubiese presentado declaraciones de cabildeo.

El agente del FBI también describió la reunión en persona del ex gerente de campaña de Trump en agosto del 2016 para entregar los datos de las encuestas a Kilimnik, quien, según Mueller, era un espía ruso durante la elección. O sea, para ponerlo bien claro: nuestra información electoral confidencial puesta en manos de los rusos, directamente y sin verguenza alguna.

Paul Manafort se declaró culpable del delito de manipulación de testigos por un plan para obstruir a Kilimnik cuando accedió a cooperar. Sin ninguna explicación razonable, Manafort extrañamente trató de desistir de los hechos de su declaración de culpabilidad que ya había confirmado en el tribunal, antes de que sus abogados lo aconsejaran y él admitiera su culpabilidad.

Weiland también detalló las mentiras de Manafort a los fiscales sobre un misterioso pago de $ 125,000 que él recibió de un PAC, que calificó como un préstamo, pero sus contadores, quienes cooperaron en su contra en un juicio por delitos financieros, dijeron que era un ingreso. Las personas involucradas en el pago fueron también abordadas.

La información sobre los últimos trabajos de Manafort en la consultoría política en el 2018, antes de que se revocara su fianza en junio pasado, cuenta una historia secreta de sus últimos días de libertad, pero debe tener una importancia significativa, ya que también está inmersa en el manto de secreto del gran jurado.

La jueza Amy Berman ordenó a los fiscales que presenten un informe sobre los “delitos y mentiras” del consultor convicto a principios de diciembre, lo que llevó a la prolongada presentación de solicitudes porque es un delito mentir a los investigadores federales, a los agentes del FBI o al gran jurado.

Cada uno de los cinco asuntos que el Agente Especial Weiland, quien dice que estuvo presente en todas las sesiones de Manafort y el testimonio del gran jurado, son detalles de algunas áreas importantes de las consultas de Mueller y podrían resultar en cargos criminales.

Pero son los contactos del agente republicano con el gobierno de Trump los que aumentan el claro peligro de los funcionarios corruptos o los posibles crímenes en curso.

La última señal de posibles nuevos cargos podría centrarse en las comunicaciones de Paul Manafort con Donald Trump, fuera de los contactos legales.

.

¡Trump está cada vez más débil y este es nuestro momento! Por favor, haz CLIC AQUÍ y únete al Grupo “Todos Contra Trump“. Por separado, con esfuerzos dispersos ellos pueden salirse con la suya, pero estando UNIDOS podemos vencerlos.

.

Si los dos objetivos de la investigación de Mueller coludieron para impactar la investigación del ataque de Rusia en nuestras elecciones del 2016, eso podría exponer al intermediario de Manafort y al presidente Trump a fuertes cargos criminales.