Ministro de Exteriores Ruso Acaba de Burlarse de Quienes Estamos Preocupados por Filtración de Trump

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia está burlándose abiertamente del Presidente Trump y del pueblo estadounidense con respecto a la lengua suelta de Trump.

La semana pasada, el Presidente Trump sostuvo una reunión privada en la Oficina Oval con el Embajador de Rusia, Sergey Kislyak, y el Ministro de Relaciones Exteriores, Serguéi Lavrov, donde reveló la existencia de la más valiosa fuente de información de Israel dentro de las filas de Daesh (ISIS/ISIL ) mientras se jactaba de cómo tiene acceso a la “mejor” información de inteligencia.

Nadie de la prensa estadounidense fue permitido en esa reunión, pero por alguna razón, la agencia de noticias estatal rusa TASS sí fue admitida en la Oficina Oval para tomar fotografías.

Una tormenta de controversias estalló inmediatamente cuando el público protestó por el trato preferencial a los medios de comunicación rusos y por la amenaza a nuestra seguridad nacional que representa la incapacidad de Trump de guardar secretos de vital importancia ante representantes de una nación extranjera hostil.

El ministro de Relaciones Exteriores, Lavrov, que fue uno de los destinatarios del secreto filtrado por el presidente, se burló abiertamente de Trump y del pueblo estadounidense mientras se encontraba en una reunión con Thor Jagland, secretario general del Consejo Europeo.

Jagland preguntó si habría algún “problema” con las imágenes que se tomaron en la reunión – y Lavrov respondió sarcásticamente “¡Eso depende de qué tipo de secretos me pasas!

.

.

Gracias a Trump, somos el hazmerreír oficial del mundo. ¿Es esto lo que Trump quería decir con “Hacer a América grande de nuevo”?