México Ofrece Ayudar a Víctimas de Harvey. La Respuesta de Trump Muestra Más Orgullo que Compasión

A raíz de los efectos devastadores del huracán Harvey en Texas, México publicó un comunicado que ofrecía ayuda para casos de desastre.

“El gobierno mexicano … expresa que se ha ofrecido a proporcionar ayuda y cooperación al gobierno de los Estados Unidos para hacer frente al impacto de este desastre natural, como los buenos vecinos siempre deben hacer en tiempos difíciles”.

La administración de Trump, sin embargo, se ha negado obstinadamente a aceptar la oferta, en estos momentos en que Texas lucha por recuperarse de lo que el Director de FEMA, William “Brock” Long, ha llamado el “peor desastre que el estado ha visto“.

“Si surge una necesidad de asistencia, trabajaremos con nuestros socios, incluyendo México, para determinar la mejor manera de avanzar”, afirma una declaración oficial de la Casa Blanca de Trump y del Departamento de Estado.

“Nuestra oferta es abierta y permanente”, dijo en respuesta a eso Carlos Sada Solana, Subsecretario de Relaciones Exteriores de México para América del Norte.

La generosa oferta llegó tras el ataque de Trump a México en una desquiciada andanada de tweets, mientras que el peor huracán de su historia estaba arrasando el sureste de Tejas:

“Siendo México una de las naciones con mayor criminalidad en el mundo, nosotros debemos tener EL MURO. México pagará por el mismo con reembolsos y otros”.

.

.

México, en una firme acción con mucha clase, emitió rápidamente su respuesta, que publicamos íntegramente aquí hace par de días, destacando que “Bajo ninguna circunstancia, nuestro país va a pagar por el muro”.

La oferta de México es una repetición de sus esfuerzos de socorro en el 2005 después del huracán Katrina, la tormenta más costosa de la historia de Estados Unidos. A pesar de que el entonces presidente George W. Bush fracasó en su respuesta al huracán, permitió que tropas mexicanas entraran a Estados Unidos y ofrecieran vivienda, ropa, comidas y dinero en un gesto extraordinario y sin precedentes de amistad y cooperación.

.

.

Según el Washington Post:

La ayuda enviada por México no fue nada pequeño, fue un gesto extraordinario y puede haber salvado muchas vidas. Habiendo marcado la primera vez que las tropas mexicanas pisaron tierra estadounidense desde la guerra entre México y Estados Unidos en 1846, el presidente Vicente Fox envió un convoy del ejército y un buque naval cargado de alimentos, agua y medicinas. Al final de su operación de tres semanas en Louisiana y Mississippi, los mexicanos habían servido 170,000 comidas, ayudado a distribuir más de 184,000 toneladas de suministros y llevado a cabo más de 500 consultas médicas.

“México y los Estados Unidos son naciones vecinas y amigos que siempre deben mostrar solidaridad en momentos de dificultad”, dijo Vicente Fox a NBC News en aquellos momentos”.

.

Cuando Trump se muestra demasiado orgulloso para aceptar la ayuda de un aliado dispuesto, sólo está perjudicando a aquellos que tienen extrema necesidad de ayuda para salvar sus vidas y su bienestar en los próximos años. Parece que la verbosidad de Trump sólo se limita a su retórica belicosa. Y que la palabra COMPASIÓN no existe en su diccionario.

 

Luis Iglesias

Más de una década colaborando con diversos medios. Politólogo.