Más Grabaciones Secretas de Trump. ¿Habrá Algo de Sustancia o Será “Más Ruido Que Nueces”?

Recientes informes confirman que la ex asesora del presidente Trump, Omarosa Manigault-Newman, grabó secretamente conversaciones con el Presidente mientras prestaba sus servicios en la Casa Blanca.

El Daily Beast afirma que Manigault-Newman, quien, al igual que Trump, es una ex estrella de los reality shows, está a punto de publicar un revelador libro sobre su experiencia mientras trabajaba en la administración Trump. El título del libro se llama “Desquiciada” (calificativo que pega muy bien a toda la administración Trump, incluyendo a la autora) y está programado para lanzarse el 14 de agosto.

Ella no es la única persona que está revelando sus experiencias de la época en que trabajaba en la Casa Blanca bajo Trump. Michael Cohen, abogado personal de muchos años de Trump, también había estado grabando al Anaranjado.

Hasta el momento, una de las cintas de Cohen ha sido lanzada y revelada al público, con lao que se muestra que Trump sabía respecto a los pagos a ex estrellas y modelos para adultos. En las grabaciones, Trump discute los pagos para una modelo con la que fue acusado de tener una aventura.

¿Qué revelan las Grabaciones de Omarosa?

Durante varios meses, se rumoreó que Omarosa hizo grabaciones de audio con su teléfono inteligente de conversaciones privadas no especificadas que tuvo en el Ala Oeste, siendo varias de estas cintas protagonizadas por su ex jefe.

Una persona confirmó que escucharon personalmente una de las cintas con Trump. Varias fuentes describen las conversaciones grabadas entre Trump y Omarosa como conversaciones cotidianas y conversaciones telefónicas simples. Quizás en este caso, todo sea “más ruido que nueces“.

Estas cintas representan un lado completamente diferente de Manigault-Newman, quien alguna vez fue una total lacayo de Trump y defendía ciegamente al presidente. La mera existencia de las grabaciones señala una traición a la confianza, y nos muestra a otra persona más del círculo íntimo del presidente que decide revelar lo que sabe y trata de “limpiar su conciencia” por haber colaborado con la administración Trump.

A Trump le encanta grabar a otras personas, pero detesta la idea de ser grabado sin su permiso y se sintió particularmente traicionado cuando las cintas de Cohen fueron lanzadas. Así que espera ver a Trump en otra de sus absurdas diatribas de Twitter muy pronto.