Los Veteranos Acaban de Saber Que los Republicanos Quieren Recortar su Paga. Y Están FURIOSOS

Recientemente, los grupos de veteranos se horrorizaron al saber que el presidente del Comité de Asuntos de los Veteranos de la Cámara de Representantes, Phil Roe (R-TN), había redactado una legislación que dirimiría un impuesto de $2,400 para los veteranos.

Roe, miembro del Congreso por cinco períodos y partidario de Donald Trump desde mayo del año pasado, ha sido acusado por defensores de los veteranos y empleados demócratas de tratar de deslizar el proyecto de ley a través del Congreso después de un despliegue secreto durante el receso del Congreso.

“La audiencia fue anunciada cuando todos se habían ido”, dijo un miembro demócrata del Comité de Asuntos de Veteranos de la Cámara de Representantes, quien habló con Task & Purpose bajo la condición de anonimato. “Se preparó a toda prisa y en silencio … [el comité quiere] ir rápido, aunque todos tengamos preguntas”.

A pesar del intento de ocultar la legislación, los grupos de veteranos supieron de ella y están dejando salir públicamente su indignación.

“Este nuevo impuesto sobre las tropas es absurdo”, dijo el Comandante Nacional de Veteranos de Guerras Extranjeras, Brian Duffy. “Garantizar que los veteranos puedan regresar con éxito a la vida civil después de cumplir su servicio militar debe ser un costo de guerra y no una cuota que el Congreso puede simplemente pasar a nuestras tropas.

“El Congreso debe dejar de recortar los ingresos de los miembros en servicio y los veteranos de Estados Unidos”.

Paul Rieckhoff, fundador y director general de Veteranos Estadounidenses de Irak y Afganistán (IAVA), calificó el impuesto de “ridículo” y se comprometió a “oponerse vigorosamente a todos y cada uno de los intentos de imponer un impuesto de ese tipo.”

El supuesto propósito del impuesto es financiar los beneficios de la Ley GI, Post-9/11, aprobada por el Congreso Demócrata en el 2008 para garantizar a los veteranos de América las herramientas educativas que se han ganado con su heróico servicio a nuestro país. En ocho años, las disposiciones de la ley han sido utilizadas por al menos 1.5 millones de veteranos y sus familiares para asistir a colegios que los preparan para la transición hacia una carrera civil exitosa.

La financiación de la educación para los veteranos ha demostrado ser una de las mejores inversiones de América, con la ley GI 1944 que genera casi $7 en ingresos por cada dólar invertido. Los republicanos, sin embargo, a pesar del éxito y de las promesas constantes de sus campañas de “apoyar a nuestras tropas“, han soñado durante mucho tiempo con recortar los beneficios de nuestros veteranos. El año pasado, IAVA tuvo que encabezar una iniciativa destinada a defender esa Ley, impidiendo que los republicanos lograsen recortar $4 mil millones de la GI.

Este es sólo el caso más reciente de la flagrante hipocresía de los políticos republicanos que ponen cintas en sus carros al enviar tropas estadounidenses para luchar sus guerras, sólo para abandonarlos cuando regresan a casa. Pero la hipocresía no es el peor crimen aquí.

Los hombres y mujeres que se ofrecen como voluntarios para ponerse un uniforme y arriesgar sus vidas defendiéndonos, han ganado no sólo dignidad y respeto, sino también el derecho a los recursos necesarios para perseguir sus sueños y prosperar.

Los miembros en servicio de América han hecho un compromiso y han cumplido con sus obligaciones con nuestra nación. Hace ya mucho tiempo que los miembros republicanos del Congreso ha debido hacer lo mismo.

 

No Comments Yet

Comments are closed