En los Planes de Trump Para Ganar las Elecciones del 2018 Hay un Sólo Grupo Que Escapa a su Furia

Los Estados Unidos de alguna manera han logrado sobrevivir a su desastroso primer año bajo el reinado de su incompetente estafador y estrella de los “reality shows“. El segundo año es aún más incierto. Con un hombre como él detrás del volante, hay un sinfín de cosas que pueden salir mal, y eso sería presumiendo que no se enfrente activamente a los problemas. Ahora resulta que es una presunción insegura.

Axios informa que Donald Trump sabe exactamente cómo quiere pasar su próximo año, o sea, este 2018. Él está buscando “puntos culminantes culturales inesperados” para explotar y agitar su base antes de las elecciones de mitad de término. Los gritos constantes y el hostigamiento racial que Trump entabló con los arrodillados de la NFL el año pasado aparentemente fueron solo el comienzo, y él buscará problemas culturales similares para dividir a los estadounidenses y reunir a su electorado.

Él piensa que escalar la guerra cultural ayudará al Partido Republicano a enfrentar lo que se espera sea una estruendosa victoria de los demócratas en Noviembre de este año.

Si bien aún no ha aterrizado aún sus nuevos caballos de batalla, parece seguro suponer que habrá un elemento racial entre ellos, como casi siempre ocurre cuando se trata de Trump. Pasó de vilipendiar a los mexicanos a atacar a los musulmanes y apuntar a los jugadores de fútbol afroamericanos.

El único grupo a salvo de su ira es la América BLANCA. El racismo es una herramienta que maneja muy cómodamente.

Trump tiene la intención de encontrar nuevas controversias para enfocar sus guerritas de barrio bajo, así como en su infame cuenta de Twitter. Debería estar tuiteando menos o nada en absoluto. En cambio, parece que tuiteará aún más en el 2018. Según se informa, está más deseoso de provocar escándalos que en gobernar, lo cual no es sorprendente, dada su bien demostrada falta de atención y su desinterés general en el trabajo duro y la disciplina cotidiana que se necesita para ser un presidente efectivo

Axios agrega que es probable que Trump se vuelva aún más radical en su retórica este año, intensificando sus puntos de discusión nacionalistas. En otras palabras, continuará incrementando las divisiones que ha abierto en Estados Unidos con la esperanza de obtener algunos escaños más republicanos a mitad de período. En lugar de tratar de reunir a los estadounidenses, como se supone que debe hacerlo un presidente, jugará con los peores instintos de sus votantes.

Estados Unidos necesita deshacerse de Donald J. Trump tan pronto como sea posible para que pueda comenzar el largo proceso de curación de las heridas sociales que esta administración ha infligido.

Montserrat Jimenez

Licenciada en Periodismo. Bloguera y Experta en Redes Sociales.