Los Huracanes Destruyen Vidas y Propiedades y Todo lo que Ofrece McCain es una Tibia Respuesta

Recientemente, el senador John McCain dio su primera entrevista en la televisión desde su diagnóstico de cáncer de cerebro, uniéndose a Jake Tapper en el popular programa de CNN, “State of the Union” (Estado de la Unión).

Después de asegurar a todos que está recibiendo el mejor cuidado posible, de elogiar a la Clínica Mayo y al Instituto Nacional de Salud por la calidad de su cuidado, y de afirmar que los tratamientos sólo han aumentado su energía, dejó salir su lado filosófico diciendo: “Sabes, cada vida tiene que terminar de una manera u otra“.

Que el cáncer cerebral no ha afectado el razonamiento de McCain quedó bien claro cuando Tapper le preguntó por qué sus colegas republicanos en el Congreso continúan negando que el cambio climático existe y se empeora por la actividad humana, a pesar de la reciente devastación causada por los huracanes Harvey e Irma.

“No lo sé porque no puedo adivinar sus motivos -respondió McCain-. Hay cosas que ocurren con el clima en el mundo que no tiene precedentes. Tenemos que entender que el clima puede estar cambiando y podemos tomar medidas de sentido común que no perjudiquen al pueblo estadounidense”.

McCain puede ser lo suficientemente inteligente como para no negar la realidad del cambio climático, pero su “tibia” apreciación del mismo, sobre todo la ambiguedad de lo que puede entenderse como una “medida de sentido común” no complacerá mucho a los ambientalistas.

Aunque elogió el uso de las soluciones de energía solar y eólica, también apoyó el uso la energía nuclear por ser una mezcla de energía limpia, pero sin ofrecer soluciones a la cuestión de los residuos nucleares o reconocer las consecuencias potencialmente desastrosas de situaciones como lo que sucedió con el reactor de Fukushima en Japón.

El senador McCain también se refirió a otros temas, incluyendo su argumento para un retorno al debate bipartidista en el Congreso, como una manera de salir del ambiente políticamente tóxico en el que se encuentra el cuerpo legislativo, lo cual no deja de ser algo muy sensato y necesario.

Puedes echar un vistazo a la entrevista completa aquí.