Los Belgas Perdieron en el Fútbol, Pero Nos Enseñaron Cómo Hay Que Tratar a Trump

Donald Trump y la primera dama Melania Trump aterrizaron ayer en Bruselas, Bélgica a primera hora de la tarde, para la tan anticipada cumbre de la OTAN que comenzó en la mañana de hoy. Al aterrizar y desembarcar del Air Force One, los Trump recibieron una bienvenida que nunca antes habían tenido: NADIE EN ABSOLUTO.

Cuando Trump fue escoltado a través de Bruselas a su alojamiento, a nadie le importó que él estuviera allí y nadie se reunió ni se agolpó en las calles para saludarlo o incluso protestar. Bélgica estaba jugando en la Copa del Mundo cuando llegó, pero no todos miran el fútbol. La gente simplemente no podía molestarse con su presencia.

Numerosos belgas tomaron las redes sociales para informar sobre la extraña ocurrencia. Trump ansía atención y que nadie se presente a verlo va a dejar un duro golpe y un amargo recuerdo en su ego. Probablemente prefiera tener manifestantes que a nadie en absoluto. Pero la situación fué aún peor que simplemente no haber nadie allí para protestar o saludarlo, como veremos a continuación.

“El presidente Trump llega a la capital belga, Bruselas, una ciudad fantasma virtual mientras el país miraba las semifinales de la Copa Mundial de la FIFA”.

.

.

Además de esto, cuando Trump salió del Fuerza Aérea Uno al aterrizar, dos de los más importantes funcionarios del gobierno belga no estaban por ningún lado, como nos comenta Político en el siguiente tweet:

“Ni el Primer Ministro ni el Rey vinieron a hacerle los honores a Trump. Ambos tenían cosas más importantes que hacer. Bélgica jugaba contra Francia en la Copa del Mundo. Trump fué recibido por el Jefe de Protocolo del Ministro de Relaciones Exteriores”.

.

.

Charles Michel, que es el actual Primer Ministro de Bélgica, y el Rey Philippe de Bélgica, decidieron no saludar a Trump después de que aterrizara en su país. Estamos seguros de que recordaron una de las declaraciones de Trump del 2016, donde insultó horriblemente a Bruselas, entonces ¿por qué iban a querer saludarlo?

Además su pueblo jamás les hubiese perdonado que se perdieran el partido de fútbol por saludar a semejante e inútil alimaña.