Legislador Republicano Acaba de Insultar Burdamente a los Maestros por sus Pobres Salarios

Los maestros en Arizona están trabajando largas jornadas, en un segundo y hasta un tercer empleo, y el líder de la mayoría republicana John Allen piensa que eso es una gran noticia. Su razonamiento ha provocado un gran alboroto.

“[Los maestros y los Demócratas] están poniendo las cosas como si alguien que tiene un segundo trabajo está luchando demasiado duro. No es por carencias por lo que mucha gente toma un segundo trabajo”, explicó recientemente Allen. “Ellos quieren aumentar su estilo de vida. Quieren mejorarse a sí mismos “.

Los demócratas no se iban a dejar convencer con tan poco, por lo que Allen describió algunas de las razones por las que cree que los maestros tienen que encontrar trabajo fuera de su profesión. “Ellos quieren pagar por un barco. Quieren una casa más grande”.

Joe Thomas, presidente de la Asociación de Educadores de Arizona, se encuentra entre los muchos que están desconcertados por la observación. “Sé que los maestros han refinanciado su hipoteca. Conozco maestros que han perdido sus casas en los últimos 10 años. Conozco maestros que están tristemente diciendo a sus propios hijos que no se conviertan en maestros. Pero no conozco a ningún maestro que posea barcos”, dijo Thomas.

Eso es probablemente porque en Arizona, según los informes de The Arizona Capitol Times, el salario inicial para un maestro es de alrededor de $30,000 por año – significativamente menos que el costo de un barco promedio, sin incluir mantenimiento y actualización.

La organización Progress Now Arizona (PNA) envió un comunicado de prensa haciendo atacando la ignorante afirmación de Allen.

“Los maestros tienen ya de por sí que que trabajar largos días, noches y fines de semana educando a nuestros hijos. Pero los republicanos piensan que el sueño americano radica en tener varios trabajos para que todo esté bien”, dice el comunicado. PNA también recordó a los lectores de The Arizona Republicans ”el pésimo historial de falta de respeto a los educadores de Arizona y la destrucción de nuestras escuelas públicas”.

Por supuesto, las observaciones de Allen no son simplemente ignorantes, sino que forman parte de una estrategia deliberada para mantener bajos los salarios de los maestros de las escuelas públicas argumentando que sus salarios cercanos a la pobreza ya son más que suficientes para un trabajo a tiempo parcial.

La verdad es que no sólo los salarios de los maestros son insuficientes bajo virtualmente cualquier estándar estadounidense, sino que la gente requiere con frecuencia acudir a las horas extras para pagar sus cuentas. Los instructores pasan de 35 a 40 horas semanales en el aula, además de dedicarse a preparar lecciones, adquirir materiales, calificar papeles, participar en actividades extracurriculares y de clubes… y mucho más.

Quizás lo más importante es que deberíamos estar dispuestos a pagar salarios competitivos a los maestros, para asegurar que consigamos a personas adecuadas en esas posiciones. El trabajo de los maestros no podría ser más crucial para los millones de estadounidenses que confían en su guía para prepararlos – y por lo tanto para el futuro de nuestra nación. Para la mayoría de nosotros de todos modos.

Para los republicanos en cargos electos, muchos de los cuales envían a sus hijos a escuelas privadas y han mostrado más interés en rellenar las cuentas bancarias de sus multimillonarios donantes que preparar a los Estados Unidos para prosperar en el siglo XXI, pagar a los maestros un salario digno puede parecer un derroche.

Es por eso que para Thomas, “Las declaraciones del Representante Allen no son sólo insensibles, son insultantes”. Dijo que la declaración “demuestra que necesita pasar un poco más de tiempo en las escuelas públicas hablando con los maestros”.

Mientras que él está allí, debería probablemente revisar sus conocimientos de las matemáticas, especialmente cómo el coste de un barco se relaciona con los ingresos de los profesores – incluso con los que tienen un segundo trabajo.