Las Pusieron al Sol con +90 Grados, Pero Qué Importa: Son Mujeres y Son Inmigrantes. ¡Asco de Gente!

¿Fueron los agentes de ICE particularmente amables y cariñosos con decenas de mujeres inmigrantes detenidas al protegerlas de la presencia de la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, durante su visita a un centro de detención de Texas la semana pasada?

Tal vez después de que Neilsen fuera avergonzada públicamente por los manifestantes en un restaurante mexicano en Washington DC por su papel en la separación forzada de miles de niños refugiados de sus padres, los funcionarios del ICE simplemente querían mantener a los detenidos a salvo escondiendo a las mujeres en un campo de fútbol abierto. al sol con temperaturas por encima de los 90 grados.

O tal vez, como ICE afirma, simplemente llevaron a las mujeres encarceladas afuera para un “tiempo de recreación” mientras Nielsen recorría el centro de detención de Port Isabel en Los Fresnos, Texas “para ver de primera mano cómo los hombres y mujeres de ICE y el Departamento de Salud y Servicios Humanos priorizan la salud, la seguridad y el bienestar de todos los que están bajo nuestro cuidado y custodia“, dijo un portavoz del Departamento de Seguridad Nacional a The Intercept en un artículo sobre la visita.

La instalación de Port Isabel ha sido designada como “la instalación principal” que aloja a los padres separados de sus hijos como parte de la campaña de “cero tolerancia” de la administración Trump.

Sin embargo, parece algo extraño que más de 60 mujeres sean retiradas temporalmente de sus áreas de “alojamiento” si es cierto que Neilsen estaba inspeccionando “de primera mano” cómo eran tratadas.

El Intercept informa que ha hablado con algunas de las mujeres que fueron trasladadas al campo de fútbol y que para nada vieron como algo recreacional la visita forzada al aire libre, sobre todo porque la participación no fue voluntaria.

“Una mujer escuchó a otra decir que no quería ir. “Pero el guardia dijo que teníamos que hacerlo, que era una orden porque venían algunos funcionarios importantes”, dijo la mujer”.

Las mujeres dicen que pudieron ver a lo lejos desde su lugar en el campo a un grupo de personas con ropa de calle, incluyendo una “mujer alta con el pelo largo y rubio“, una descripción adecuada de la secretaria Neilsen.

Asumiendo que estas personas sin uniforme no eran parte de ICE, comenzaron ellas a gritar pidiendo ayuda, con la esperanza de que pudieran llegar a alguien que pudiera influir en su destino. Sin embargo, aquellos estaban demasiado lejos para escuchar los sonidos de sus gritos.

Cualquiera que sea la verdadera razón para mover las mujeres detenidas – ya separadas de sus hijos e inconscientes de la medida cautelar de emergencia que obliga a que los padres y los niños se reunan el 26 de julio – el recorrido por las instalaciones de Nielsen seguramente no le dará una imagen real de la las condiciones bajo las cuales viven, en otro ejemplo del encubrimiento que intenta la administración Trump sobre sus brutales políticas de inmigración de tolerancia cero.