La Organización Trump Lanzó una Fiesta de Navidad, pero Hay un Gran Problema. Y Serio

Con muchos evangélicos condenando la “Guerra a la Navidad” por parte de los Estados Unidos, ya que se refieren a la simple cortesía común que muchas personas otorgan a las personas de otras religiones al usar el término “Felices Fiestas” en lugar de “Feliz Navidad” al ofrecer saludos estacionales, parece que Los Nazis de la Navidad deberían poner a la “Inmobiliaria Trump” en la mira.

Aparentemente, Donald Trump Jr. y su hermano Eric no pudieron obtener el memo sobre tal “guerra” y, tal vez involuntariamente, no lograron movilizar a sus tropas.

¿De qué otra manera puedes explicar este tweet de la Inmobiliaria Trump ayer, el negocio familiar que están llevando a cabo en completo aislamiento de cualquier aportación de su padre (ja, ja, tonto el que se lo crea)?

“¡Anoche fué la Celebración de las Fiestas 2017 de la Inmobiliaria Trump! Gracias a todos nuestros increíbles residentes de la ciudad de Nueva York por asistir y esperamos verlos en el nuevo año.”

.

.

Tal vez esto es un subterfugio estratégico, convocando a su Fiesta Anual de Navidad como una Celebración Anual de las Fiestas para atraer a musulmanes desprevenidos o miembros del equipo de investigación de Robert Mueller a un lugar que de lo contrario tendrían miedo de pisar.

Tal vez esto es una indicación de que no querían ofender a su hermana Ivanka, ahora que cambió de afiliación religiosa después de casarse con un judío ortodoxo.

O tal vez, tal vez se dieron cuenta de que esta campaña falsa de “Guerra contra la Navidad” que se está librando en Fox News y la radio conservadora es una propaganda más estúpida aún que las furiosas guerras culturales avivadas por su padre, y están haciendo una sutil protesta contra sus tácticas malévolas.

Nah, definitivamente no es el último. Probablemente algún empleado de nivel inferior se equivocó, tenía todas las invitaciones impresas con las palabras “celebración de las Fiestas” en ellas, y ya era demasiado tarde para imprimir las nuevas a tiempo, así que simplemente tenían que quedarse con las que estaban.

Papá seguramente no estará contento cuando vea esto, pero como tiene prohibido constitucionalmente hablar de negocios con ellos, tendrá que sentarse allí y agacharse.

Tal vez mientras se arrastra en la Oficina Oval a altas horas de la noche viendo Fox News y buscando un par de Big Macs, o un par de sándwiches, algunas papas extra grandes y un pastel de manzana frito para una merienda nocturna, será visitado por el fantasma del pasado navideño que le mostrará todas las cosas terribles que ha hecho desde la Navidad pasada, que seguramente ni el mismísimo Jesús Cristo podría aprobar.

Si tenemos suerte, toda esta prueba elevará la presión sanguínea de Papá Trump a un nivel insostenible, ¡y todos en el país podrán tener una verdadera Feliz Navidad!

Luis Iglesias

Más de una década colaborando con diversos medios. Politólogo.