La NAACP Calificó a Trump Como lo Que Todos Ya Sabemos, Pero lo Hizo Muy Fuerte. Y Eso Cuenta

El agua es húmeda, y el cielo es azul. Pues sí, nadie duda de eso.

El presidente de la NAACP (Asociación Nacional para Promover los Derechos de las Personas de Color), Derek Johnson, ha calificado oficialmente al presidente Donald Trump como racista en una entrevista antes del aniversario de la manifestación nacionalista blanca en Charlottesville, Virginia.

Johnson le dijo a Politico esto sobre Trump y su papel en el resurgimiento del racismo:

“Creo que, lamentablemente, ahora estamos viendo a un individuo en la Casa Blanca que sirve e el papel de presidente, que no solo ha hecho comentarios racistas sino que ha buscado e implementado políticas racistas”.

Trump ha sido acusado de racismo incluso antes de ingresar a la Casa Blanca. En la década de 1970, Trump intentó evitar alquilar apartamentos a afroamericanos, dando un trato preferencial a los estadounidenses blancos.

También es sabido que trataba a los empleados negros de sus casinos de manera diferente, habiendo un ex ejecutivo que dijo que Trump criticó a un contable negro al decir que odiaba a los tipos negros que contaban su dinero y que la pereza era un rasgo “de los negros“.

En 1998, Trump sacó un anuncio publicitario que pedía la pena de muerte para cinco adolescentes negros y latinos acusados ​​de violar a una mujer en Central Park, e incluso siguió argumentando que eran culpables en el 2016, más de una década después de que la evidencia del ADN los exonerara.

Tampoco podemos olvidar que comenzó su campaña presidencial con un discurso atacando a los inmigrantes mexicanos llamándolos violadores y criminales.

También usó a MS-13, una pandilla criminal que es peligrosa pero representa una fracción de los 1.4 millones de pandilleros de Estados Unidos, para desacreditar a todos los inmigrantes, sugiriendo que la protección de Obama a los Soñadores y otros inmigrantes respetuosos de la ley, contribuyó a la propagación de MS-13 .

La ironía aquí, por supuesto, es que MS-13 comenzó en los Estados Unidos, y la gran mayoría de sus miembros son ciudadanos estadounidenses.

Johnson también señaló que “una vez que alguien que cumple la función de comandante en jefe de este país caracteriza a otras naciones como ‘naciones de mierda’, busca socavar cualquier política de su predecesor, no porque sea una buena política, sino porque era la política de su predecesor, que estableció sus tácticas políticas cuestionando la legitimidad del presidente anterior y si nació o no en este país, ha demostrado tanto en palabras como en hechos y en implementaciones políticas su tendencia al racismo“.

Por lo tanto, no tengo otra conclusión más que decir que es racista“, agregó Johnson.

Y la mayoría de los estadounidenses estamos de acuerdo.