La Jueza Ginsburg le Pone un Fuerte Obstáculo al Secreto Esquema Racista y Segregacionista de Trump

La jueza de la Corte Suprema Ruther Bader Ginsberg, quien ha sido durante mucho tiempo un ícono de autoridad judicial apasionada, consistente y moral, se ha vuelto aún más querida durante la era Trump, cuando los pilares fundamentales de nuestra democracia han sido atacados por fuerzas anti-liberales.

The Hill informa que hoy, la jueza Ginsberg rechazó la solicitud del Departamento de Justicia de bloquear temporalmente una orden que requiere que el secretario de comercio de Trump, Wilbur Ross, presentarse a una deposición como parte de las demandas pendientes presentadas contra la decisión de agregar una pregunta sobre la ciudadanía al censo del 2020. La solicitud rechazada también solicitaba una deposición de suspensión temporal para otro funcionario involucrado en las demandas.

Los juicios en cuestión afirman que abordar una pregunta sobre la ciudadanía en el censo, a su vez, desalentaría a los inmigrantes a participar en el censo, y terminaría disminuyendo los fondos federales a áreas que son predominantemente controladas y pobladas por demócratas. La cuestión de la ciudadanía también tiene un tono siniestro a la luz de la retórica xenófoba agresiva de la administración Trump y las políticas de deportación de ICE.

Dado que el Departamento de Justicia está intentando una estrategia múltiple al pedir además a la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito que impida que Ross se vea obligado a declarar por la deposición, Ginsberg dijo que dejará que la corte tome su decisión antes de continuar con el asunto.

“La solicitud es denegada sin prejuicios, siempre que el Tribunal de Apelaciones permita que cualquiera de las partes busque ayuda en este tribunal antes de que se tomen las declaraciones en cuestión”, dice la orden de Ginsberg.

El problema se complica por el hecho de que el Procurador General del Departamento de Justicia, Noel Francisco, ya ha afirmado que tal vez no haya tiempo suficiente para que la Corte Suprema intervenga antes de que Ross deba presentarse a deposisión el 11 de octubre si la Corte del Segundo Circuito termina negando la solicitud.

Sin embargo, mientras el resto de esta saga se desarrolla, las noticias de hoy representan un claro golpe a la agenda racista que el gobierno de Trump está propagando actualmente detrás de escena. A estos individuos despreciables no se les puede permitir que alcancen sus metas detestables en silencio, y el hecho de que Ross se muestre reacio a sentarse para una deposición muestra qué cobardes son realmente.