La Estrella del Baloncesto Femenino se Suma a los Que no Quieren Visitar la Casa Blanca

La visita a la Casa Blanca por parte de los equipos deportivos campeones de Estados Unidos fue una vez un honor esperado por los vencedores de sus respectivas ligas, pero todo eso ha cambiado desde que Donald J. Trump asumió el cargo.

Desde el 2016, la decisión de asistir es un acto intrínsecamente político. Una visita a la Casa Blanca de Trump es un respaldo tácito de su racismo repulsivo y sus políticas absurdamente autoritarias, que la gran mayoría de los atletas no apoyan.

Las campeonas del 2018 de la final de la Asociación Nacional de Baloncesto Femenina, las Seattle Storm, dejaron muy claro el viernes que no tenían intención de ir a la Casa Blanca si Trump decidía invitarlas este año.

En este punto, ¿incluso es necesario discutirlo? Pues sí, ha salido a colación. Prestamos atención a lo que sucedió con Minnesota y no nos invitaron “, dijo la armadora estrella Sue Bird al Seattle Times. “Es una gran decepción. (Solía) ser algo realmente especial y algo que era un honor que todos esperaban“.

Bird se refería al Minnesota Lynx, que ganó el campeonato el año pasado y no recibió una invitación del presidente Trump, quien ha protagonizado enormes berrinches públicos por la negativa de los equipos masculinos a visitar la Casa Blanca, pero no tiene interés en felicitar a las mujeres por su logros igualmente importantes.

Bird luego recordó con melancolía los años de Obama, sobre la emoción y la maravilla de su primera visita a la Casa Blanca (las Seattle Storm ganaron su tercer título el miércoles pasado contra las Washington Mystics).

“Hay una emoción respecto a eso. Vas a la Casa Blanca. Recuerdo que primero entré para conocer al presidente Obama y es como…, solo su aura, es una locura. Y ahora es, ya no es ese el sentimiento. No se siente emocionante. Nadie quiere ir. Ha cambiado totalmente y eso es decepcionante porque solía ser algo que la mayoría de los atletas esperaban”.

Definitivamente sabemos de dónde viene. Donald Trump es ampliamente criticado por el pueblo estadounidense, y su capacidad para convertir incluso algo tan poco controversial como la visita de un equipo deportivo en una oportunidad para la falta de respeto misógino es exactamente el motivo”.

.

Reporte original de Percy Allen en el Seattle Times.