La Comisión de Derechos Civiles Acaba de Abrir una Investigación en la Administración de Trump

Ahora tendrás que agregar a la lista de investigaciones del Presidente Trump y su administración, una investigación de la Comisión de Derechos Civiles de los Estados Unidos con inquietantes cuestionamientos sobre los cambios en siete agencias federales desde que el nuevo presidente asumió el cargo.

El grupo de vigilancia estudiará si los presupuestos actuales y los niveles de personal son suficientes para permitir que la Oficina de Derechos Civiles desempeñe sus funciones dentro de la administración, dijo el grupo en un comunicado.

“Durante 60 años”, dijo la presidenta Catherine Lhamon, “el Congreso ha encargado a la Comisión que vigile la aplicación de los derechos civiles federales y recomiende los cambios necesarios. Tomamos en serio esta encomienda y esperamos reportar nuestras conclusiones al Congreso, al Presidente y al pueblo estadounidense.”

La Comisión votó por seis a dos para aprobar una revisión de dos años y para emitir una declaración. Los dos comisionados que votaron en contra de la investigación se opusieron debido a la redacción que menciona específicamente a la Secretaria de Educación Betsy DeVos.

Citan como una razón impulsora para la investigación la “negativa reiterada en su testimonio ante el Congreso y otras declaraciones públicas (de DeVos) a comprometerse a que el departamento aplicaría la ley federal de derechos civiles”, calificando eso de “particularmente preocupante”.

DeVos, aunque ha dicho que ella está comprometida a hacer cumplir las leyes federales de derechos civiles, se ha negado a comprometerse a hacer cumplir los derechos civiles en cualquier institución que reciba fondos federales. El grupo también está preocupado por profundos recortes presupuestarios que afectan a las agencias de la Oficina de Derechos Civiles.

Un área donde DeVos le dijo a un subcomité del Senado a principios de este mes que ella no estaba garantizando el cumplimiento de los derechos civiles es con respecto a los estudiantes LGBTQ. DeVos afirmó que la ley en esa área es “inestable“.

De acuerdo con Politico, la comisionada Gail Heriot, profesora de derecho en la Universidad de San Diego y una independiente política, dijo que esa expresión de DeVos estaba “completamente fuera de lo común.”

Intentó, sin éxito, sacar esa información de la declaración oficial. “En ningún momento dijo que no haría cumplir la ley federal de derechos civiles”, dijo Heriot. “Pero ella tiene una interpretación diferente de lo que esas leyes requieren.”

La presidenta de la Comisión, Catherine Lhamon, quien supervisó la Oficina del Departamento de Educación para los Derechos Civiles bajo el Presidente Obama, dijo que la declaración no dice que no impondría la ley de derechos civiles, sólo que se negó a comprometerse con ella.

La investigación del Departamento de Justicia bajo el Secretario Jeff Sessions está siendo instigada debido a cambios significativos en las prioridades de la agencia.

“Las acciones del Departamento indican que están minimizando sus esfuerzos por los derechos civiles”, dijo el comunicado. “Por ejemplo, la mayoría de la Comisión criticó la decisión del Departamento de Justicia de situar a los funcionarios de Inmigración y Aduanas en los tribunales como un peligroso impedimento para el acceso a la justicia para todos los estadounidenses.”

La comisión también podría mirar el enorme cambio en la política cuando se trata de que el Departamento de Justicia se asegure de que las agencias de policía locales en todo el país defiendan los derechos civiles de las personas a las que se procesa por asuntos civiles y penales. Bajo Sessions, el Departamento de Justicia se ha retirado de una serie de demandas e investigaciones iniciadas bajo el Presidente Obama.

Las investigaciones en otros organismos también examinarán cómo los recortes presupuestarios y los cambios en las políticas han afectado a las oficinas cuyo cometido es garantizar el cumplimiento de las leyes de derechos civiles.

El comisionado Peter Kirsanow, republicano y abogado de Cleveland, votó en contra de la resolución porque sentía que tenía un “veredicto primero, y un juicio después”.

Lhamon dijo que la declaración no postulaba ninguna conclusión.

La Comisionada Patricia Timmons-Goodson, quien fue juez en la Corte Suprema de Carolina del Norte antes de retirarse, y una demócrata, apoyó la declaración porque “es nuestro rol monitorear lo que está pasando en lo que concierne a los derechos civiles, y hablar y comentar nuestras observaciones hasta la fecha me parece muy razonable.”

En última instancia, la comisión no tiene poderes de ejecución. Presentará su informe al Congreso a finales del 2019, y después de eso, dependerá de la Cámara de Representantes y del Senado actuar si consideran que hay violaciones.

No hay dudas de que bajo el presidente Obama, los derechos civiles y los derechos humanos eran una prioridad que reflejaba los cambios en América desde los años sesenta.

Bajo la administración Trump, los derechos civiles y los derechos humanos han tomado claramente una prioridad menor, y en algunos casos ni siquiera se mencionan en los discursos y en los sitios web de la agencia o en materiales escritos.

En todo caso, ha habido una regresión en los esfuerzos por asegurar que tengamos una sociedad justa, queriendo reemplazarla por una que valore a los ricos y poderosos por sobre todos los demás. Es conveniente que la Comisión de Derechos Civiles haya tomado la decisión de investigar, pero es lamentable que lleve tanto tiempo obtener los resultados de su investigación.

La esperanza, sin embargo, está en que en el momento en que informen en el 2019, la composición del Congreso haya cambiado, para que haya legisladores interesados ​​en estas cuestiones, que tienen un impacto tan grande en los estadounidenses que trabajan.