LA BOMBA DE LA SEMANA: Revelada la Identidad del Tercer Cliente Prominente del Abogado de Trump

En un drama aparentemente hecho para la televisión, Todd Harrison, el abogado del abogado de Trump, Michael Cohen, argumentó que el equipo de Trump debería poder revisar todos los documentos incautados por el FBI antes de que ellos los desmenucen.

Uno de los argumentos era que la identidad de un tercer “individuo públicamente prominente” a quien Cohen también representa sería inapropiadamente expuesta al escrutinio. Harrison, por supuesto, no quería que ese nombre se divulgara al público.

Los otros clientes son Donald Trump, para quien Cohen hizo un pago ilegal de $ 130,000 a Stormy Daniels usando fondos de campaña, y Elliott Broidy, vicepresidente de finanzas nacionales del Comité Nacional Republicano, para quien Cohen pagó $ 1,6 millones a una ex modelo de Playboy quien dijo que el Sr. Broidy la había embarazado.

Cuando el juez Wood preguntó el motivo legal para no dar a conocer el nombre del cliente, el abogado de Trump dijo: “Simplemente estoy tratando de proteger la privacidad de esa persona“.

El juez Wood, sin embargo, afirmó que el temor de un cliente a ser culpado por asociación no es suficiente para evitar la divulgación, seguido por un mandato: el nombre “debe ser revelado públicamente ahora”.

“Entiendo que él no quiere su nombre a la luz, pero eso no es suficiente según la ley”, explica el juez Wood.

“El nombre del cliente es Sean Hannity”, dijo el abogado de Cohen.

Las implicaciones del hecho de que Michael Cohen sea abogado tanto de Donald Trump como de Sean Hannity son enormes. Existe, por supuesto, el evidente conflicto de intereses que el Presidente de los Estados Unidos y un teórico de la conspiración de derecha que le da instrucciones a través de Fox News estén representados por el mismo hombre. De hecho, Hannity informó durante semanas sobre Michael Cohen sin revelar que él mismo es también un cliente legal.

Además está el hecho de que los investigadores federales también tendrán acceso directo a la información potencialmente incriminatoria de Sean Hannity. Queda por ver si esto tendrá alguna implicación legal para Hannity, ya que la redada gira en torno al pago de $ 130,000 a Stormy Daniels, pero no deja de ser una óptica deprimente para el anfitrión conservador.

Michael Cohen parece tener una inclinación por representar a los clientes más viles, aunque lo mismo podría decirse de Trump y la elección de Hannity de su asesor legal.

Luis Iglesias

Más de una década colaborando con diversos medios. Politólogo.