ted cruz racista

Un Juez Acaba de Castigar a los Republicanos de Texas por Manipulaciones Racistas

Un panel de tres jueces en San Antonio emitió un fallo contra el gobierno de Texas, alegando que los legisladores del estado “redistribuyeron” ilegalmente algunos distritos del Congreso para dar ventaja a los republicanos, debilitando los derechos al voto en el estado.

Los republicanos actualmente dominan dos de los tres distritos del Congreso que los jueces dictaminaron como inválidos. Los mapas fueron rediseñados por los republicanos en el 2011, el mismo año en que el estado también aprobó la ley de identificación de votantes más estricta del país, una ley que fue debilitada por un fallo anterior de la corte.

Esta nueva decisión invalida los múltiples ataques de los legisladores del estado contra los votantes progresistas, lo que no es sólo una victoria para los demócratas, sino una victoria para la democracia en su conjunto. El Hill informa que los distritos tendrán que ser rediseñados, debilitando la rígida posición que el Partido Republicano tiene en esos distritos – y tal vez obligando a los republicanos a asumir la responsabilidad frente a sus constituyentes de una vez.

Muchos otros estados manejados por el Partido Republicano han aprobado leyes similares de redistribución de distritos y de identificación de votantes que han sido derogadas o están pendientes de audiencias.

Uno de esos estados es Wisconsin, donde un juez federal encontró que sus leyes de identificación de votantes probablemente privaron de sus derechos a más de 300,000 votantes.

Los republicanos en Texas han utilizado las leyes de identificación de votantes, pero manipulándolas muy especialmente para debilitar los distritos demócratas, especialmente los poblados por la creciente población minoritaria del estado, y ayudar así a robarse más victorias republicanas.

Si el caso se dirige al Tribunal Supremo pendiente de una confirmación posterior de un juez designado por el Presidente Trump, el fallo caería casi con toda seguridad en favor de los republicanos y cambiaría los derechos de voto en Estados Unidos para siempre.

Lo más que cualquiera puede esperar ahora es que el tribunal de ocho jueces se niegue a escuchar el caso.