Jeff Sessions Ordenó al Departamento de Justicia Iniciar Una Cacería de Brujas Contra Hillary. ¡De Nuevo!

La era de Trump se distingue por un vertiginoso ataque de nuevos y terribles fenómenos políticos que seguramente fascinarán a los futuros historiadores.

Uno de los más pronunciados, y posiblemente el más destructivo, es la popularidad y la normalización de cosmovisiones y teorías conspirativas que antiguamente eran marginales. Narrativas absurdas completamente desligadas de la realidad han infectado la corriente principal de los medios derechistas y han llevado a los espectadores conservadores a un fervor paranoico.

Lo vimos cuando los miembros del equipo de Trump comenzaron a presionar con el  Pizzagate, la absurda teoría de que los demócratas encabezados por Hillary Clinton dirigían un anillo satánico de sexo infantil en el sótano de una pizzería. Lo vimos de nuevo cuando Sean Hannity y Fox News anunciaron la conspiración de que el Comité Nacional Demócrata había asesinado a Seth Rich, uno de sus empleados, a pesar de que simplemente había sido víctima de un ataque violento. Ahora, la narrativa desquiciada del día es el incidente de Uranio Uno.

Los conservadores están promoviendo la inventada historia de que Hillary Clinton vendió uranio a Rusia y se benefició personalmente del trato. En realidad, ella era simplemente la titular del Departamento de Estado en el momento en que varias agencias federales firmaron el acuerdo y no tuvo nada que ver con eso personalmente. Además, no hay nada desagradable en el trato, por lo que incluso si la secretaria Clinton hubiera estado involucrada, ciertamente no habría sido motivo para un ataque contra su persona.

Ahora, en un intento desesperado por desviar la atención de la vacilante Casa Blanca Trump, el Fiscal General Jeff Sessions ordenó a los fiscales del Departamento de Justicia que interroguen a los agentes del FBI sobre sus investigaciones respecto al trato con Uranio Uno, informa NBC News. El FBI había analizado previamente el trato y decidió no seguir adelante.

Los fiscales de Sessions le han pedido a los agentes que describan lo que encontraron cuando analizaron el acuerdo sobre el uranio y les preguntaron si habían realizado esfuerzos indebidos para poner fin a su investigación. La medida se produce cuando los republicanos en el Congreso afirman cada vez más que las malas acciones fueron pasadas por alto.

La táctica claramente apunta a decidir si es necesario un Fiscal Especial, pero dada la creciente investigación de Robert Mueller sobre una posible colusión entre el equipo Trump y Rusia para influir en las elecciones del 2016, parece más probable un intento de desviar la atención del presidente. y sus compinches con su ex oponente de campaña.

Trump mismo ha impulsado la teoría de la conspiración en el pasado en Twitter. Es una herramienta recurrente suya, porque sabe que mientras pueda mantener a sus seguidores enfocados en Hillary Clinton y sus crímenes imaginarios, no tendrán tiempo de darse cuenta qué trabajo tan terrible hace como presidente. Anteriormente tuiteó:

“¡El trato de Uranio con Rusia, con la ayuda de Clinton y el conocimiento de la Administración Obama, es la historia más importante que los Medios Falsos no quieren seguir!”

.

.

“Nunca he visto una FURIA Y UNA UNIDAD tan republicanos como los que tengo con respecto a la falta de investigación sobre Clinton que hizo un Expediente Falso (ahora $ 12,000,000?)…”

.

.

“… el trato de Uranio con Rusia, los 33,000 correos electrónicos eliminados, el arreglo de Comey y mucho más. En su lugar, miran al falso Trump / Rusia…”

.

.

Mientras Trump y los republicanos vuelven a desenterrar esta estúpida narrativa y tratan de venderla al público, vale la pena volver a revisar el metódico desmantelamiento de esa teoría de la conspiración que hizo Joy Reid, de MSNBC. Puedes verlo a continuación:

.

.