James O’Keefe Acaba de Revelar la Trama Siniestra y Racista de Trump para Manchar a Obama

Sorprendentes nuevas revelaciones sobre cuán bajo irá Trump acaban de filtrarse antes del lanzamiento del nuevo libro de James O’Keefe “American Pravda: Mi lucha por la verdad en la era de las noticias falsas“.

O’Keefe, el controvertido cineasta guerrillero conservador detrás de la organización Project Veritas describe una reunión del 2013 con Trump en el libro, que saldrá el martes.

Se alega que Trump le pidió a O’Keefe un favor: ingresar a la Universidad de Columbia y obtener acceso a los registros universitarios sellados del presidente Obama.

Trump, “sospechaba que Obama se había presentado como un estudiante extranjero en materiales de solicitud para abrirse camino en la Universidad de Columbia de Nueva York, tal vez incluso en Harvard, y tal vez recogió algunas becas en el camino”, dijo O’Keefe.

O’Keefe rechazó el trabajo, alegando integridad periodística. Él dice que Trump estaba decidido, y que incluso después de que O’Keefe dijo “no“, Trump le dio la mano al final de la reunión y susurró “A Columbia“.

Trump puede haber albergado inseguridades sobre sus propias deficiencias: recientemente se reveló que Trump no recibió un MBA de Wharton como había afirmado anteriormente. Simplemente tomó clases de pregrado allí.

Si ese es el caso, entonces estaría contradiciendo sus propias creencias del nacimiento de Obama: en esta versión del evento, Trump reconoce que Obama es estadounidense, pero que no hay forma de que haya podido ingresar a Columbia por sus propios méritos. Debió haber tenido que mentir y decir que había nacido en el extranjero.

De cualquier manera, todo se remonta a la obsesión racista de Trump con el certificado de nacimiento de Obama. Trump comenzó a recopilar la verdad racista en serio cuando comenzó a propagar la teoría de la conspiración “Birther“: o sea, que el presidente Obama no había nacido en los EE. UU.

Esta teoría de conspiración racista ganó popularidad entre los radicales marginales y los nacionalistas blancos, pero se mantuvo fuera de la corriente principal hasta que las esperanzas presidenciales de Trump comenzaron a ganar fuerza.

Empujar a O’Keefe a robar pruebas de que Obama había asistido a la Universidad de Columbia con falsos pretextos parece rastrear su desesperación por desacreditar al ex presidente. Es solo otra migaja en el camino que conduce a la conclusión innegable de que Donald Trump es un connotado racista.

 

Luis Iglesias

Más de una década colaborando con diversos medios. Politólogo.