apoyo de Trump a Ivanka

A Ivanka Trump le Acaban de Poner una Demanda que Puede Salirle Muy Cara

El apoyo inapropiado del presidente Trump a la “línea de moda” de su hija Ivanka, compuesta por ropa china sobrevalorada en precios y robados diseños de zapatos, ha causado graves problemas legales a su hija.

Hace unas semanas, el presidente Trump ocupó titulares cuando comenzó a atacar públicamente la tienda departamental Nordstrom desde la cuenta presidencial oficial de Twitter por bajar de los anaqueles de sus tiendas los productos de su hija Ivanka.

La consejera especial Kellyanne Conway redobló el apoyo de la Casa Blanca a Ivankawear desde la sala de prensa, cuando anunció que “todo el mundo debería ir a comprar las cosas de Ivanka”. Voy a dar un anuncio gratis aquí: Vayan todos a comprar hoy. Lo puede nencontrar en Internet”.

Los vigilantes de la ética, los grupos de consumidores y el público racional estallaron furiosos ante el ultrajante abuso de influencia y poder de la administración Trump para beneficiar las finanzas de la Primera Dama/Hija.

Ahora, Ivanka ha resultado ser objeto de una demanda colectiva presentada por Modern Appealing Clothing en San Francisco, quienes con toda razón argumentan que el apoyo de la Casa Blanca a las marcas de Ivanka constituye una “competencia desleal” y provoca “daños no especificados” a las tiendas de ropa para mujeres radicadas en California.

Y, lo que es más significativo aún, exigen “una orden legal impidiendo que la marca Ivanka Trump se venda en California”.

Todavía no está claro si Trump enviará al Procurador General Jeff Sessions para que abogue por su hija.

La intervención de la Casa Blanca en nombre de los negocios de Ivanka es una demostración repugnante del nepotismo que se impone hoy, desde lo más alto, sobre las vacías dimensiones del mercado libre que Trump y su colegas republicanos predican como una excusa para librar al pueblo estadounidense de su seguro de salud.

Esto sólo nos muestra que “hipocresía” es el nombre del juego cuando se trata de Trump y los codiciosos esquemas de su familia para llenarse sus bolsillos con el dinero del pueblo estadounidense.