INTERESANTE: ¿Sabías a Quién Trata de Imitar Trump y Por Qué Eso lo Convierte en Perdedor?

El presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, Bob Corker, quien apoyó a Donald Trump durante las elecciones presidenciales del 2016, se ha convertido en uno de los críticos más expresivos del presidente, llamando a la Casa Blanca “guardería para adultos” donde los asistentes luchan todos los días para evitar la “Tercera Guerra Mundial“.

El senador de Tennessee vuelve a elevar sus críticas hoy con una declaración,  denunciando al presidente por tratar de influir políticamente en el poder judicial independiente, procesar a sus enemigos políticos a voluntad y castigar a presuntos delincuentes antes del juicio, como lo hacen en el tipo de dictaduras contra las que Estados Unidos fue creado para defendernos:

“Bob Corker hace trizas a Donald Trump por decirle al Departamento de Justicia y al FBI que vaya tras sus adversarios”.

.

.

Ayer, el presidente Trump sugirió que no descartaría despedir a su propio Fiscal General, Jeff Sessions, por no presentar cargos contra su ex opositora política, Hillary Clinton:

‘No lo sé . . . Realmente no estoy involucrado con el Departamento de Justicia. Me gustaría dejar que funcione por sí mismo. Pero honestamente deberían estar mirando a los Demócratas. Deberían mirar a Podesta y toda esa deshonestidad… Deberían estar mirando muchas cosas y muchas personas están decepcionadas con el Departamento de Justicia, incluyéndome a mí”.

Hace dos días, llamó al sistema de justicia penal estadounidense “un chiste” y dijo que enviaría al residente legal, que es el principal sospechoso en el ataque terrorista de Halloween en el bajo Manhattan, a Guantánamo, renunciando a un juicio en la judicatura estadounidense, para dejarlo en poder de un tribunal militar.

El presidente suena cada vez más como el dictador de una república bananera, especialmente cuando se alinea en las principales posiciones gubernamentales con los miembros de su familia y sus amigos de golf.

El fiscal general Sessions se encuentra en un aprieto de su propia creación, mientras intenta evadir el escrutinio legal por su conocimiento de la colusión rusa en la campaña de Trump, mientras trata de mantener el favor del presidente, para no perder su trabajo.

Trump, mientras tanto, hace su mejor esfuerzo todos los días para emular a su héroe, cuya carta mantiene enmarcada en la Oficina Oval: Richard Nixon. Se lee:

“Querido Donald: No vi el programa, pero la Sra. Nixon me dijo que estuviste excelente en el Show de Donahue. Como te puedes imaginar, ella es una experta en política y predice que cada vez que decidas postularte para un cargo, ¡serás un ganador!”.

Roger Stone, el ex empleado de Nixon y principal colaborador de Trump que ayudó a Julian Assange a liberar los correos electrónicos de Wikileaks hackeados por Rusia que pusieron fin a las esperanzas presidenciales de Hillary Clinton, lleva un tatuaje del deshonrado presidente de los años 70 en su espalda.

Al igual que Nixon, parece que Trump mantiene una “lista de enemigos” para vengarse de aquellos que se le oponen. Y sus recientes declaraciones sugieren que quiere que Sessions los procese.

Si Trump despide a Sessions o al fiscal especial Robert Mueller, cuya investigación deRusia se está acercando al círculo interno de Trump, repetirá la “Masacre del Sábado por la noche” de Nixon, en la que el presidente de Watergate despidió a su propio fiscal especial, Archibald Cox, causando la dimisión de su fiscal general y vicefiscal general.

La “Masacre del Sábado Noche” aceleró el final de la presidencia de Nixon. Trump está tratando de incluir se en la misma fotografía. Pero ya sabes lo que sucede cuando emulas a un perdedor. Te conviertes en uno.

 

Montserrat Jimenez

Licenciada en Periodismo. Bloguera y Experta en Redes Sociales.