Insisten en Despojarnos de Nuestras Libertades, Pero Esta Senadora Republicana no los Está Apoyando

Siguiendo el voto tremendamente impopular de la FCC a favor de derogar las reglas de neutralidad de la red que regulan el poder de las compañías de banda ancha sobre el uso de Internet por parte de los consumidores, un rayo de esperanza puede haber surgido.

Los demócratas del Senado han presentado un proyecto de ley que ha reunido a 40 copatrocinadores, lo suficiente como para revocar una derogación de las regulaciones. Al hacerlo, han asegurado un voto de procedimiento en el pleno del Senado.

La senadora Susan Collins (republicana) ha declarado que votará con los demócratas para restaurar la neutralidad de la red. En caso de que los 49 demócratas voten a favor de la resolución, la participación de Collins significaría que los demócratas solo necesitarían una deserción republicana más para revocar la decisión de la FCC.

Dada la extrema impopularidad de la decisión en los Estados Unidos -un asombroso 83 por ciento de los estadounidenses apoya las reglas de neutralidad de la red de la era Obama- habrá presión para que los republicanos moderados se pongan del lado de los demócratas.

“Susan Collins me dice que planea votar para restaurar la neutralidad de la red. Si todos los demócratas votan que sí, los Demócratas solo necesitan 1 republicano más para aprobar la resolución que anula la decisión de la FCC.”

.

.

Dicho eso, incluso si la resolución de los demócratas pasa el Senado, Trump aún tendría la oportunidad de vetarla. Las probabilidades de que vaya en contra de su propia FCC son escasas, pero dada su flagrante ausencia de valores reales y su eterna necesidad de adulación, no es del todo descartable.

Por lo menos, el apoyo a esta resolución es un testimonio del hecho de que los demócratas en realidad están respondiendo a la voluntad del pueblo estadounidense, en lugar de que sus homólogos republicanos la desafíen descaradamente.

Es importante que COMPARTAMOS esta información con nuestras amistades, para que todos expresemos nuestro apoyo a la neutralidad de la red, protestemos por todas las vías posibles y llamemos a nuestros senadores. Si los dejamos salirse con esa, no sólo afectarán nuestras libertades, sino también nuestros bolsillos.