GRANDE TRUMP: Con Tal de Desviar la Atención, Prefiere Declararse un Total Imbécil al Tuitear Esa Basura

Donald Trump es como un juguetito programado, y simplemente no puede salir del modo de campaña. Mientras algunas personas en el país tontamente esperaban que él comience algún día a gobernar y actuar como presidente después de que las elecciones terminaron, Trump ha seguido actuando como si todavía no hubiese ganado el voto electoral.

Tal vez sea una inseguridad motivada por el mismo impulso que lo llevó a crear una comisión especial para investigar el fraude electoral “masivo” que según él le costó el voto popular, pero parece que no puede simplemente dejar las elecciones atrás, como se demostró en su último tweet de esta mañana.

“La Deshonesta Hillary Clinton es la peor (y la más grande) perdedora de todos los tiempos. Ella simplemente no puede parar, lo cual es muy bueno para el Partido Republicano. Hillary, sigue con tu vida e inténtalo de nuevo en tres años”.

.

.

Además de ser otra afirmación completamente incorrecta, o en otras palabras, otra de las muchas, muchas mentiras de Trump, el tweet del Presidente demuestra lo difícil que es para él compartir un ciclo de noticias con su ex oponente, de quien parece pensar que sigue siendo su oponente actual, a pesar de que no se postule en ninguna elección en estos momentos.

Hillary ciertamente no es ni la peor ni la mayor perdedora de todos los tiempos. En primer lugar, fue derrotada en una elección que tuvo resultados cuestionables en el mejor de los casos, debido a los hallazgos de múltiples agencias federales de inteligencia de que los rusos interfirieron en las elecciones, no solo con propaganda bots en redes sociales, sino pirateando juntas electorales estatales, alterando ruedas de votantes y robando datos privados.

Además, ¡ella ganó el voto popular! ¡Más personas votaron por Hillary Clinton que por usted, Sr. Trump! Eso lo convierte a usted en el perdedor señor “presidente“, con la excepción de esa molesta e injusta anomalía histórica llamada colegio electoral, usted jamás hubiese llegado a la Casa Blanca.

Incluso si se acepta el voto universal electoral, no hay forma de que nadie pueda llamar al margen de derrota de Clinton (227 votos electorales contra el 304 de Trump) el más grande en la historia de las elecciones presidenciales. Esa distinción pertenece al republicano Alf Landon, quien ganó 8 votos electorales de los 523 votos electorales de Franklin Delano Roosevelt en 1936.

Entonces presidente Trump, continúe con su vida, deje de quejarse por Hillary Clinton y trate de aprender a hacer su trabajo.

Y haga lo que haga, por favor, NO “vuelva a intentarlo en tres años”.

– – – – – – – – – – – – –

Para regalarnos un LIKE (Me gusta) en DIARIO LATINOAMERICANO, por favor CLIC AQUÍ..