Graham se Jactó de Haber Pasado la Reforma de Impuestos, Pero las Cosas no le Salieron Como las Planeó

La obscena colección de regalos y prebendas del Partido Republicano para las corporaciones ricas y multinacionales que están tratando descaradamente de hacer pasar como una ley de “reforma tributaria” superó su primer obstáculo cuando los senadores Bob Corker (R-TN) y Ron Johnson ( R-WI) abandonaron diligentemente todas sus objeciones pasadas y votaron para avanzarla al piso del Senado.

El pueblo estadounidense se presentó en masa para dejarles saber a los republicanos cómo se sienten acerca de este escandaloso acto de guerra de clases que privaría a millones de personas de su cuidado de salud, aumentaría los impuestos a la mitad de la población estadounidense y enviaría nuestro déficit al techo.

El senador Lindsey Graham (R-SC) trató de dar una entrevista a los periodistas que se agolpaban para conocer sobre el primer paso en el camino de su primera gran ley en el 2017, pero fue rápidamente ahogado por furiosos manifestantes.

Estaban mucho más contentos de ver al senador Bernie Sanders (I-VT), quien fue recibido con aplausos y vítores mientras se dirigía a la cámara del Senado para amonestar a sus colegas por su sumisión desnuda a sus maestros plutocráticos.

“Vé y hazlos pedazos, tigre” le decían al Senador Sanders mientras caminaba hacia la audiencia del Comité de Presupuesto del Senado”.

.

.

La multitud se puso nerviosa cuando el resto de los republicanos se fue incorporando, gritando “MATEN ESTA LEY, NO NOS MATEN A NOSOTROS“, lo que provocó que la policía del Capitolio se volviera violenta y comenzara a contener a los manifestantes, demasiado decididos a proteger a nuestros senadores incapaces de enfrentar las consecuencias de sus acciones y de dejar que el pueblo estadounidense ejerza sus derechos de la Primera Enmienda.

 

“Los arrestos han comenzado”.

.

.