Estruendoso REPORTE: Ahora Vas a Entender Por Qué Trump no Ha Querido, ni Podido, Mostrar sus Impuestos

El New York Times acaba de revelar una de las razones principales por las que Donald Trump aún no ha hecho públicas sus declaraciones de impuestos. Según el periódico, el presidente ha participado en un “fraude fiscal absoluto” que aumentó enormemente la gran herencia que recibió de su familia y socava su imagen cuidadosamente construida, aunque obviamente falsa, de un multimillonario hecho por sí mismo.

Después de obtener acceso a un “vasto tesoro de declaraciones de impuestos y registros financieros confidenciales“, la investigación del New York Times “revela que Trump recibió lo que hoy sería el equivalente de al menos $ 413 millones del imperio de bienes raíces de su padre, comenzando cuando era un niño y continuando hasta el día de hoy“.

Según los registros y entrevistas, Trump recibió gran parte de este dinero ayudando a sus padres a evadir impuestos, estableciendo corporaciones falsas junto con sus hermanos para lavar millones de dólares en regalos provenientes de Fred y Mary Trump.

Los registros también muestran que el presidente ayudó a su padre a ahorrar millones a través de “deducciones impositivas impropias” y diseñó un plan para evitar millones en impuestos sobre la herencia en el imperio de bienes raíces de la familia, al disminuir su valor en cientos de millones de dólares en las declaraciones de impuestos de la familia antes de la transferencia de las propiedades a él y sus hermanos.

El IRS pasó por alto el engaño financiero, descubrió The Times, y los padres del presidente transfirieron más de $ 1 mil millones en riqueza a sus hijos, lo que normalmente habría resultado en una factura de impuestos de al menos $ 550 millones a la tasa impositiva del 55 por ciento en aquel entonces sobre las donaciones y herencias. En cambio, los Trump pagaron un total de $ 52.2 millones, o alrededor del 5 por ciento, según muestran los registros de impuestos.

The New York Times basó su información en;

“Entrevistas con antiguos empleados y asesores de Fred Trump y más de 100,000 páginas de documentos describen el funcionamiento interno y la inmensa rentabilidad de su imperio. Ellos incluyeron documentos seleccionados de fuentes públicas: hipotecas y escrituras, registros de sucesiones, informes de divulgación financiera, registros reglamentarios y expedientes judiciales civiles”.

“La investigación también se basa en decenas de miles de páginas de registros confidenciales: estados de cuenta bancarios, auditorías financieras, libros de contabilidad, informes de desembolso de efectivo, facturas y cheques cancelados. En particular, los documentos incluyen más de 200 declaraciones de impuestos de Fred Trump, sus compañías y varias asociaciones y fideicomisos de Trump “.

A pesar de la cantidad obvia de trabajos de investigación detallados e informes duros que entraron en la historia, el presidente Trump ya está atacando el periódico con gritos de “noticias falsas“. Un abogado del presidente redefinió el significado de la palabra hechos al responder a la historia.

“Las acusaciones de fraude y evasión de impuestos del New York Times son 100 por ciento falsas y altamente difamatorias”, dijo Charles Harder, abogado de Trump. “No hubo fraude ni evasión fiscal por parte de nadie. Los hechos en los que The Times basa sus falsas acusaciones son extremadamente inexactos”.

El Sr. Harder trató de distanciar al presidente de cualquier responsabilidad potencial al abordar las estafas impositivas, transfiriendo la culpa a otros miembros de la familia y expertos externos en la preparación de impuestos.

“El presidente Trump prácticamente no tuvo ninguna participación en estos asuntos”, dijo. “Los asuntos fueron manejados por otros miembros de la familia Trump que no eran expertos en sí mismos y, por lo tanto, dependían completamente de los profesionales con licencia antes mencionados para garantizar el pleno cumplimiento de la ley”.

El hermano de bajo perfil del presidente, Robert Trump, emitió una declaración en nombre de la familia Trump, esencialmente diciendo que los estados finacieros de sus padres han sido cerrados por las autoridades fiscales estatales y federales desde el 2004, que todos los impuestos fueron pagados y que no tienen otro comentario. Aparte de que dejen descansar a sus padres en paz.

Esta última evidencia de comportamiento financiero criminal por Donald Trump y su familia brinda una nueva perspectiva de por qué el presidente ha sido tan firme en evitar que el público vea sus declaraciones de impuestos personales. Si bien el estatuto de limitaciones ya ha expirado para el enjuiciamiento penal de los actos más graves de evasión fiscal, no hay límite para la imposición de multas civiles por fraude fiscal.

Aún más dañino para el monstruoso, pero finalmente frágil y precariamente frágil ego de Donald Trump, es el hecho de que estos detalles financieros recién descubiertos socavan completamente la historia diseñada por el presidente como un multimillonario que recibió solo un pequeño regalo (¡de $ 1 millón!) de su padre para iniciar sus propios negocios “exitosos” y convertirse en un super magnate.

En su lugar, el informe del Times pinta el retrato de un niño rico mimado que nació con una cuchara de oro en la boca, cometió fraudes a diestra y siniestra y engañó a todos respecto a la riqueza que afirma haber ganado.